¡No tienes por qué desconectarte en vacaciones!

Puede que todos te digan cómo desconectar en vacaciones e insistan en que lo hagas. Cuando eres una persona workaholic, adicta al trabajo, o tienes sobrecarga laboral con días libres limitados, tal vez quieras apelar a ese periodo off line que te quieren imponer. La vuela al trabajo será aún más dura si al irte, dejas que se sigan acumulando las tareas y el estrés de saberlo puede arruinarte ese periodo en el que deberías estar relajándote. Una escapada donde no tengas que responder correos de la oficina suena genial, pero tal vez no es para ti y eso está bien.

No es obligatorio desconectar en vacaciones

«¿Y si amas tanto tu trabajo que realmente te hace más feliz hacer algo de trabajo ligero en la carretera de lo que sería desconectarte de él?» Pregunta Fast Company en una investigación sobre el tema. Algo que al final del día no es raro porque vivimos en un mundo conectado a la tecnología donde el trabajo y la vida diaria se mezclan. ¿Y por qué tiene eso que ser algo malo? Alejarte de la oficina tal vez te dé una nueva perspectiva y generes más ideas creativas para tus proyectos laborales por lo que puedes enviar un e-mail rápido al respecto y volver a playa a disfrutar del sol y el mar.

trabajar mientras viajas


« Lee también: Cómo trabajar mientras viajas sin arruinar tu experiencia »


¿Y si te sientes tan conectado al trabajo que forzarte a desconectar en vacaciones te impide ir a cualquier parte? «Si darte permiso para revisar en el correo electrónico cada dos días durante tu semana libre es lo que te permite reservar ese vuelo y realmente disfrutar tu estadía, ¿por qué no hacerlo?»,  sugiere Fast Company.

Si tu personalidad tiende hacia la adicción al trabajo, piensa en unas vacaciones conectadas como una herramienta para ayudarte enfrentar los rasgos de personalidad asociados, a menudo de manera negativa, con tal actitud hacia el trabajo como el neuroticismo, el perfeccionismo y las tendencias compulsivas. «Si revisar el trabajo periódicamente te ayuda a sentirte conectado a lo que te importa mientras estás descansando, hazlo», sugiere Fast Company. «Ese compromiso con tu trabajo podría incluso ayudarte a aliviar adicción al trabajo a largo plazo».

Si por el contrario eres de los que no puede esperar para desconectar en vacaciones, o a la mínima oportunidad, deberías considerar de dónde vienen esos sentimientos. Puede que no seas tú, sino el trabajo. «Ser capaz de alejarte del trabajo es saludable, pero evitarlo como la plaga podría no serlo», señala Fast Company.

«Dado que las vacaciones, al igual que los fines de semana, solamente proporcionan una solución a corto plazo a tus problemas de trabajo, es mejor llegar a la causa del problema y cambiar a un trabajo que realmente puedas disfrutar».

Así que si es demasiado fácil para ti desconectar… Tal vez sea momento de renunciar. Y si hacerlo se te hace completamente imposible, sé bueno contigo mismo, ve poco a poco porque estás en tu derecho de hacerlo así.

Y tú, ¿qué crees se debe o no desconetar en vacaciones?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: Cómo viajar con juguetes sexuales y pasar la seguridad del aeropuerto sin problemas »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.