Comienza el año con buena música

Porque no todo puede ser reggaetón, a pesar de que vivamos en una era de tantos géneros musicales, no todo lo bueno se debe quedar atrás. Las buenas melodías deben permanecer en nosotros, y qué más que recordando al grandioso Louis Armstrong. Y es que si algo se debe transmitir es la buena música, como por ejemplo, el  Jazz .

Revivamos quién fue Louis Armstrong

El corazón del Jazz (el mejor apodo que lo puede identificar) nació en Nueva Orleans un 4 de agosto de 1901. Fue un niño que supo adaptarse a la pobreza, sufrimiento,desolación y racismo. El muy duro abandono de su padre afectó gran parte de su adolescencia, sin embargo,de lo malo viene lo bueno, y él lo demostró con su extraordinaria y sublime melodía. Con el pasar de los tiempos se unió a los frecuentes desfiles que transcurrían en las calles de la ciudad donde creció; fue allí donde comenzó a sentir una conexión por la música; cada vez que oía a un trompetista su vocación la sentía más cerca. Dentro de sus inspiraciones se encuentran Joe King Oliver, Bunk Johnson y Buddy Petit. Como gran pionero del Jazz obtuvo premios y  una larga carrera artística. A los 69 años atravesó problemas de salud, repetidamente 3 infartos fueron los causantes de su muerte un 6 de julio de 1971.


«También te puede interesar canciones de solidaridad que se convirtieron en himnos por la paz»


Louis Armstrong dejó un legado de lo que es realmente música. Asimismo, dejó claro que muchas veces la vocación no la buscas tú, sino ella te encuentra a ti. Que perdure por siempre su esencia del canto jazzístico.

Disfruta otro de sus grandes éxitos.

Make art, Make love, Make tea.