Acerca del club de las ‘malas madres’ sí está permitido hablar

Hablemos de maternidad sinceramente.

Estoy en el banco intentando no ver el reloj porque sé que ya es tarde de todas formas. Hago la fila mientras muy entretenida leo. Una mujer, de aproximadamente 40 años, me observa fijamente sin remordimientos. Hace un juego de miradas entre la portada del libro y mi rostro, la portada y otra vez mi rostro. Creo saber lo que está pensando. La mujer ha leído el título. La madre que puedo ser de Paulina Simón Torres, debe de estar haciendo eco en su cabeza. Observa mi rostro porque posiblemente piensa que soy muy joven para ser mamá. Con mi cerquillo, pecas y lentes, nadie cree que tengo 26 años. Quiero decirle, en realidad sí soy muy joven para ser madre y además no estoy segura de si quiera serlo. Pero me contengo porque ya dejó de verme y porque tengo miedo de decirlo en voz alta.

La madre que puedo ser de Paulina Simón Torres es un libro publicado por Editorial Paidós Argentina, en octubre de este año. Este libro tiene su origen en un texto corto de la autora que fue publicado en la revista digital feminista Soy La Zoila, dirigida por Nessa Terán. “Yo, la mala madre”, como se tituló el texto escrito por Paulina en una edición especial sobre maternidades, pasó por muchas mujeres que se sentían identificadas con lo que leían. Un texto profundo que aborda esos señalamientos que la sociedad se regodea en hacer. Cuestionamientos y objeciones acerca de cómo otras mujeres construyen su maternidad. Y, si no es como lo esperan, entonces debe ser porque es “una mala madre”.

Es así que, La madre que puedo ser es una lectura que confronta pero también alivia. Frente al voraz mercado de libros sobre maternidad que nos hacen pensar que la experiencia de ser madre es un sentimiento natural y hermoso, el libro de Paulina nos hacer ver lo animal, aquellos sentimientos y pensamientos que se le cruzan a todas. Ideas que dejamos ocultas para no admitirnos “malas madres”.

¡Definitivamente un libro que tu biblioteca personal necesita! No importa si eres madre, o padre, o si lo ves como una idea lejana o descartada, este libro va a enfrentarte con una realidad que muchas mujeres han callado por bastante tiempo. Por vergüenza o temor hay cosas que no se han dicho y que hoy deben ser habladas.

En diálogo con la autora

En una corta conversación que tuvimos con Paulina, ella me comentó un poco más acerca de este libro que le ha significado un esfuerzo y también un respiro.

¿Cómo te sientes con el hecho de que muchas mujeres estén leyendo tus tensiones y alianzas con la maternidad en La madre que puedo ser?

Me siento feliz. Me siento muy acompañada. Siento como si de pronto hubiera dejado de ser la oveja negra de las madres, para ser una madre más y eso es un alivio. Mi historia es igual o parecida a la de muchas mujeres. Me siento a gusto de que esté ahí afuera, expuesta y le haga sentir incluso alivio a otras madres.

¿De qué manera la maternidad cambió tu manera de abordar o entender el feminismo?

Con la maternidad sentí que realmente me llegó la posibilidad de entrar al feminismo por la puerta grande. Primero por mi responsabilidad como madre de criar dos hijos (y varones además) en un mundo que está cambiando y que debe cambiar desde la raíz que son los niños. Luego, porque gracias al feminismo me he cuestionado al fin cómo romper círculos de violencia, como vivir sin culpa, cómo crear en mi vida profesional y doméstica espacios respetados y tolerantes.  He aprendido a vivir en sororidad con otras mujeres y sobretodo con otras madres, algo que en otro tiempo hubiera sido imposible. Todo esto solo ha pasado en mi vida desde que llegó la maternidad como detonante.

¿Qué les dirías a esas “malas madres” de clóset?

Que no se sientan solas. Que escriban aunque sea para ellas y nadie más. Que no tengan miedo porque todas las mujeres del mundo nos sentimos en algún momento como ellas. El clóset para los juguetes que estorban, hay que ser mala madre sin tener miedo. Ser “malas” es solo una forma de decir que somos las madres que podemos ser y eso es siempre lo mejor que nuestro hijos pueden tener.

Pueden encontrar La madre que puedo ser de Paulina Simón Torres en librerías de Ecuador y Argentina.

De la literatura y otras formas de habitarnos.