¿Por qué NO debes darle jugo de frutas a los bebés?

Los niños menores de 1 año de edad no deberían consumir jugos de fruta, y los que tienen entre 1 y 3 años deberían hacerlo con mucha moderación, según la nueva recomendación de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés). Hasta ahora la institución que agrupa a pediatras de Estados Unidos decía que el jugo de fruta natural podía consumirse a partir de los seis meses, pero la actualización publicada este 22 de mayo, la primera relativa al consumo de jugo desde 2001, retrasa esa fecha.

Jugos para niños y por qué no se los recomienda

Los expertos temen que el consumo de jugo pueda reemplazar a otros alimentos que los bebés necesitan más, como la leche materna o de fórmula, que son ricas en proteínas, grasa y minerales, como el calcio. Para los niños mayores que tienen un peso saludable, el jugo de 100% naturales está bien con moderación, pero debe constituir menos de la mitad de las porciones de fruta recomendadas por día, dice la AAP.

«Queremos reforzar que la evidencia más reciente apoya que el jugo de fruta debe ser una parte limitada de la dieta de los niños», dice Steven Abrams, profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Texas en Austin, y autor de las directrices, que fueron publicadasen Pediatrics.


« Lee también: ¿Qué causa la falta de apetito en los niños? »


Comer frutas enteras es mejor

Comer la fruta entera resulta más favorable porque se consiguen todos los beneficios la fruta como las vitaminas y fibra. Ésta última retarda la absorción del azúcar por el cuerpo, y también favorece la sensación de saciedad, lo que previene comer excesivamente, dicen los pediatras.

Según los datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, entre 2003 y 2010 los niños comieron una cantidad creciente de fruta entera y bebieron menos jugo. Sin embargo, el 60% de los niños todavía no recibían sus porciones recomendadas de fruta, que es de 1 a 2 tazas, dependiendo de la edad, género y nivel de actividad.

«Creo que todavía hay una idea dominante entre algunos padres de que el jugo es un sustituto razonable de la fruta», dice Mark DeBoer, profesor asociado de endocrinología pediátrica en la Universidad de Virginia School of Medicine, que no participó en el informe.

Foto: Pixabay.

Los niños que beben jugo deben limitar su consumo a 4 onzas por día para niños pequeños, 4 a 6 onzas para niños de 4 a 6 años y 8 onzas para niños de 7 a 18 años, dicen las directrices. Las mejores maneras de satisfacer las necesidades fluidas de un niño son agua y leche baja en grasa, dice Abrams.

DeBoer dice que preferiría que los niños cumplan sus requerimientos de fruta completamente a través de fruta entera, especialmente aquellos que están por encima de un peso saludable. Su investigación sugiere una asociación entre el consumo consistente de jugo a la edad de 2 años y mayores probabilidades de tener sobrepeso a los 4 años.

Por supuesto, la correlación no significa causalidad, y la obesidad infantil es improbable que sea causada – o prevenida – por un solo factor.

Estas nuevas directrices no se aplican a las bebidas de frutas, que contienen menos de 100% de jugo y han añadido edulcorantes, ya que estos caen en la categoría de bebidas azucaradas como la soda, bebidas deportivas y bebidas energéticas. Y cuyo consumo frecuente se asocia con resultados de salud pobres.

Hay algunas pruebas de que el 100% de jugo de naranja está asociado con mejores resultados de salud en los adultos, pero no se sabe si hay un beneficio comparable para los niños y los adolescentes.

¿Cuánto jugo se recomienda para cada edad?

Estas son las recomendaciones de la AAP como límite para cada edad por día (como referencia, una lata de refrescos de tamaño normal contiene 330ml).

Bebés: no se recomienda el consumo en menores de 12 meses, salvo por indicación médica específica.

Niños de 1 a 3 años: 118 ml (o el equivalente a un tercio de una lata)

Niños de 4 a 6 años: entre 118 y 177 ml (algo menos de la mitad de una lata como mucho)

Niños de 7 a 18 años: 236 ml (unos tres cuartos de una lata)

 Y tú, ¿qué opinas sobre las recomendaciones de no darle jugos para niños a los bebés?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesarte: ¿Niños quisquillosos para comer? La ciencia dice que no es culpa de los padres »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.