¿Qué son y cómo funcionan los espacios de coworking?

El coworking o trabajo cooperativo está dirigido a los profesionales independientes, emprendedores, start ups, freelancers, etc. Se trata de un lugar en el que se reúnen quienes quieran, independientemente, compartir un mismo espacio de trabajo. Esta modalidad se ha ido forjando desde hace unos años, sumando hasta 2013 un total de 3.000 espacios de coworking a nivel mundial. A continuación, Work Case nos detalla los cuatro puntos esenciales para entender cómo surgió esta iniciativa:

  1. El término coworking aparece por primera vez en 1999, cuando Bernie DeKoven -diseñador estadounidense de videojuegos- lo utiliza para describir el trabajo colaborativo necesario para que sean posibles las computadoras.
  2. Seguidamente, el mismo año, aparece un espacio en New York llamado 42 West 24, que fue un ejemplar espacio de trabajo donde todo era compartido y flexible.
  3. En 2005, el ingeniero Brad Neuberg ideó un lugar en que se proporcione una comunidad como cualquier empresa, pero que a la vez haya libertad e independencia. Fue ahí que nació -oficialmente- el coworking. Él utilizó un loft en San Francisco para poner en práctica su idea.
  4. Para el 2007, el término ya se estaba buscando en Google, convirtiéndose así en una tendencia mundial.

Beneficios de los espacios de coworking

Conversamos con José Miguel Rohon, quien es socio fundador, junto con Galo García, de Central Worklab, en la ciudad de Guayaquil. Él explica que con esta propuesta pretende servir de herramienta catapultadora del emprendimiento e innovación en la ciudad. Y es que, uno de los puntos a favor del coworking es justamente la accesibilidad para quienes recién empiezan y no pueden pagar una oficina o lugar propio. De esta forma, los espacios de coworking estarían contribuyendo a que más emprendimientos se fortalezcan y sean más competitivos en el mercado.


« Latinoamérica, tierra de emprendedores ¿qué hace falta? »


Foto cortesía de Central Worklab

Foto cortesía de Central Worklab

Un punto importante dentro de estos espacios es la comodidad que sus usuarios y visitantes pueden experimentar. Por esa razón, suelen ser lugares muy bien adecuados y decorados, además de ofrecer una cocina y área de juegos especial para integrar a todo el equipo. Y es que, el concepto de comunidad es muy importante para el coworking, dado que uno de los beneficios de estos espacios es que ayudan a expandir tu círculo social, puesto que siempre estás en contacto con otros profesionales independientes. Es común que muchos proyectos se gesten en estos lugares.

«La comunidad se basa en apoyarse entre ellos y crecer hacia un mismo rumbo, es decir, promover el ecosistema de emprendimiento en la ciudad», asegura Rohon.

Además, una de las mejores cosas es la flexibilidad del espacio laboral. Esto debido a que puedes alquilar el lugar por un día, una semana o mensualmente, y de acuerdo a eso tienes la opción de usar la sala de reuniones, parqueos y demás opciones que tenga tu espacio de coworking.

Foto cortesía de Central Worklab

Foto cortesía de Central Worklab

Foto cortesía de Central Worklab

Foto cortesía de Central Worklab

 


« Tener una oficina abierta y amigable mejora la productividad de tus empleados »


 

¿Eres un profesional independiente? ¡Prueba con los espacios de coworking!

De la literatura y otras formas de habitarnos.