7 consejos para que tus viajes largos en avión sean más cómodos

Unos cuantos consejos para viajes largos en avión no vienen mal cuando sabes que te esperan varias horas de vuelo. Todo puede pasar en la cabina: un niño se puede poner a llorar, la comida puede no ser tu favorita, el aire puede estar demasiado caliente o muy frío. Eso sin contar que estar sentado tanto tiempo puede dejarte con dolor en las piernas, las rodillas y las articulaciones…A veces llegar a tu destino de ensueño puede ser muy incómodo.

Consejos para mejorar tus viajes largos en avión

Una gran variedad de factores pueden afectar tu experiencia de vuelo desde estrés hasta el jet lag. Sin embargo, si sigues estos siete tips tu viaje será máscómodo.

1. Reduce el estrés

La mayor parte del estrés se presenta durante un viaje puede ser evitado, pues dependen de simples acciones previas al vuelo. Reviza tu documentación, los horarios de tu vuelo, el nombre y dirección del aeropuerto. Ten tu documentación a la mano, revisa todo unos días antes y el día previo, así podrás tomar todas las precauciones del caso: como llegar con tiempo, hacer tu check in y demás.

2. Viaja ligero

Ten en cuenta que un vuelo puede parecer algo pasivo, pero sí demanda físicamente. Por lo que llevar demasiado equipaje solamente le añade presión y malestar a tu viaje.


« Lee también: 4 cosas que hay que arreglar en los viajes »


3. Bebe agua y come ligero

Los investigadores de Harvard dicen que no comer nada unas 16 horas antes de subir a un avión puede ayudar a los viajeros a ajustarse más fácilmente a una nueva zona horaria. Ahora que si quieres comer algo, busca algo ligero, saludable y de fácil digestión. Evita la comida grasosa, las bebidas alcoholicas y las gaseosas, además de las verduras que provocan gases (cebollas, brócoli, coliflor, fríjoles). En lo que respecta a líquidos, no te pongas límites. Incluso aunque estés en el asiento del medio y tengas que molestar a otros pasajeros para ir al baño. No beber agua puede causarte infecciones de vejiga y cistitis.

4. Cuida tu respiración

Los niveles bajos de humedad también afectan nuestra nariz, garganta, piel y ojos, especialmente si usas lentes de contacto. Y estos malestares se sienten más si tenes problemas respiratorios, por lo que necesitas un inhalador, no olvides llevarlo a mano. Compra una botella de agua en el Duty Free, lleva un bálsamo labial y una pequeña crema hidratante en tu bolso de mano.

5. Duerme bien

Dormir a bordo puede ser difícil por lo que llevar ropa cómoda es esencial. Lleva un suéter, una bufanda grande o algo que puedas usar como una manta puede serte útil. También tener un antifaz de ojos, y una almohada para el cuello. No querrás despertarte con dolor de cuello.

6. Cuida tus oídos bloqueando el ruido

Los ruidos de una cabina de avión pueden llegar a ser más altos de lo que estamos acostumbrados a oír. Hay estudios que muestran que estos nos pueden llegar a causar fatiga. El uso de unos auriculares con cancelación activa del ruido pueden ser una buena opción, otra sería usar tapones de oídos.

7. No te quedes sentado, muévete un poco

En vuelos largos existe el riesgo de sufrir de trombosis venosa profunda (TVP), una formación de coágulos de sangre en las venas que se produce al pasar demasiado tiempo sentado. Se hinchan los tobillos y los pies, y duelen las piernas. Mantenerte en movimiento para evitar los coágulos de sangre puede ayudar. Si crees que tienes riesgo de sufrir TVP, consulta a tu médico antes de viajar y usa medias de compresión, que favorecen la circulación de la sangre.

¿Conoces más consejos para viajes largos en avión?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: Qué hacer en el aeropuerto cuando tienes una laaaarga escala »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.