Estudio relaciona el bullying a niños con su bajo rendimiento escolar

El bullying a niños puede tener consecuencias que van más allá de las físicas o emocionales, reveló un reciente estudio que afirma que la intimidación también puede afectar la educación de los menores. Los niños que han sufrido acoso durante toda su carrera escolar presentan declives en sus pruebas, un creciente desagrado de la escuela y falta de confianza en sus habilidades dicen los autores de la investigación publicada en Journal of Educational Psychology.

Cómo afecta el bullying a los niños

Los investigadores rastrearon a varios cientos de niños en los Estados Unidos desde el jardín de infantes hasta el último año de secundaria, y encontraron casi un cuarto de los estudiantes experimentaron un acoso crónico a través de sus años escolares. Este estudio forma parte de una investigación más amplia sobre el ajuste social, psicológico y académico de los niños, que está financiado por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos.

«La buena noticia es que disminuye.Cuanto más tiempo los niños permanecen en la escuela, menos probable es que sean victimizados», dijo a CNN Gary W. Ladd, director del estudio y profesor de psicología de la Universidad Estatal de Arizona. Ladd señaló que una vez que los niños comienzan la escuela secundaria, la agresión tiende a disminuir.

Las investigaciones previas no se habían percatado de que logros escolares de los niños acosados podrían verse afectados.  «La mayoría de las investigaciones realizadas sobre el acoso y la victimización abordan el ajuste psicológico y de salud de los niños», dijo Ladd.

De  la vulnerabilidad infantil a la victimización

En 1992, Ladd y sus colegas alistaron a 383 estudiantes de kindergarden (jardín de  infantes). Unos 190 niños y 193 niñas participaron en el estudio. La mayoría de ellos asistieron a escuelas públicas en Illinois.

El equipo de Ladd evaluó con frecuencia los sentimientos de victimización de cada niño, su entusiasmo por la escuela, su estimación académica y su desempeño a través de las evaluaciones de los maestros y los puntajes de las pruebas estandarizadas.

bullying a niños


« Lee también: ¿Niños quisquillosos para comer? La ciencia dice que no es culpa de los padres »


Entre las evaluaciones se incluyeron encuestas anuales en las que los niños describieron sus experiencias con la intimidación, abordando si habían sido golpeados, agredidos o abusados ​​verbalmente por otros niños. La frecuencia se midió en una escala de uno, que significa «casi nunca», a cinco, que significa «casi siempre»

Aunque el estudio comenzó en Illinois, en el quinto año, los participantes se habían extendido a 24 estados, lo que Ladd señaló como evidencia de la «movilidad de la población estadounidense».

El nuevo estudio encontró que tanto la prevalencia como la frecuencia de la victimización disminuyeron a lo largo de los años de escolaridad, pero también identificaron subtipos que revelaron diferencias tanto en el bullying como en sus efectos.

Casi un tercio de los niños (32%) experimentaron poca o ninguna intimidación. Mientras tanto, alrededor de una cuarta parte de los niños (el 26%) sufrió disminución de la intimidación con el tiempo. Los puntajes académicos de este grupo fueron similares a los del poco o ningún grupo de intimidación, lo que sugiere que los niños podrían recuperarse cuando el acoso disminuyó con el tiempo.

«Hay algunos niños que parecen escapar o que son capaces de ser menos victimizados a medida que se mueven a través de la escuela», dijo Ladd.

«Siento que no sepamos por qué, creo que esa es una de nuestras próximas preguntas», añadió.

Casi una cuarta parte de los niños (24%) sufrieron niveles crónicos de intimidación durante sus años escolares. Estos niños tenían menor rendimiento académico, una mayor aversión a la escuela y menos confianza en sus habilidades académicas.

Aproximadamente un quinto (18%) experimentó intimidación moderada, que aumentó más tarde en sus años escolares. Sus resultados fueron similares a los que habían sido víctimas de abuso crónico.

En general, los niños eran mucho más propensos a sufrir intimidación crónica o en aumento que las niñas. Y, en cada grupo de edad, aunque la intimidación en general disminuye con el tiempo, más niños que niñas fueron intimidados.

«Así que algunos niños parecen comenzar bien la escuela, pero se vuelven más vulnerables a la victimización a medida que avanzan», dijo Ladd. «Por supuesto, ese grupo nos preocupa más que el grupo de escapar de la victimización porque si usted va a prevenir estos problemas, es importante encontrar a los niños temprano y hacer algo al respecto».

Los investigadores dijeron que el estudio fue único en su enfoque de cómo el acoso influye en el rendimiento académico y por cuánto tiempo estudió a los estudiantes. Por lo general, dijo Ladd, los estudios sobre la intimidación son a corto plazo, utilizando los datos desde el principio hasta el final de un solo año escolar. Incluso los estudios más largos siguen a los niños durante cinco o seis años, dijo.

¿Qué crees que se puede hacer para evitar el bullying a niños?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: 3 cosas que debes saber si quieres quedar embarazada después de los 35 años »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.