Qué son y cómo se aplican los primeros auxilios emocionales

Por donde sea que vayamos podemos ver que las personas cuidan su apariencia, su higiene personal, su estado físico. Si alguien se rompe una pierna, buscará ayuda médica inmediata, pero ¿por qué no hacemos eso cuando tenemos heridas psicológicas? El psicólogo Guy Winch, autor de Emotional First Aid: Healing Rejection, Guilt, Failure, and Other Everyday Hurts, considera que todos deberíamos aprender primeros auxilios emocionales para poder mantener una buena higiene mental.

Primeros auxilios emocionales: Qué, cómo y cuándo

En nuestro día a día nos enfrentamos a más heridas emocionales que físicas, pero aún así poco es lo que conocemos sobre cómo tratarlas. ¿Por qué? Pues éstas están subestimadas. Las heridas emocionales puede llegar a afectarnos más de lo que se cree y pueden impactar negativamente nuestras vidas, como una enfermedad silenciosa. ¿Qué debes hacer? Usar los primeros auxilios emocionales y aplicar mecanismos que te permitan lidiar con tus sentimientos negativos de una manera saludable.

Al igual que si tuvieras una herida en cualquier otra parte del cuerpo, debes actuar rápido y con calma para curar tu mente. Si sientes alguno de estos síntomas, no los ignores y actúa.

1. Rechazo

El rechazo es la primera herida emocional a la que tenemos acceso, como con los raspones. Lo experimentamos desde muy temprana edad. Este tipo de herida puede producir un gran dolor, ira, impulsos agresivos, daño a nuestra autoestima y el debilitamiento de nuestro sentimiento de pertenencia.

Para tratarlo debes: controlarte a la hora autocriticarte y hacerlo como lo harías con un amigo, recordar por qué eres valioso. Restaura tus conexiones sociales perdidas, en caso de que te sientas desconectado del mundo.

« Lee también: Que no falte nunca en tu hogar estos primeros auxilios para la salud mental »

Cómo superar una ruptura amorosa en 30 canciones

2. Soledad

Sentirse solo es uno las marcas sicológicas más profundas. Ésta puede distorsionar la realidad porque nos hace creer que a las personas les importamos menos de lo que de verdad les importamos. Nos hace tener miedo de hablar con otros y nos lleva a aislarnos por miedo al rechazo. A quienes más les afecta este mal son a los jóvenes adultos en finales de sus 20’s y primeros 30’s. Whinch afirma que «la soledad crónica es tan mala como fumar (…) Aumenta las posibilidades de muerte prematura en un 14%, sube el colesterol, la presión y suprime el sistema inmune».

Para tratarla debes: Conocer gente nueva, aún si te da ansiedad, porque es la forma en que conectarás con otros. También puedes intentar reencontrarte con amigos del pasado. Anota las excusas que usas para evitar hablar con otros y ya no las uses más.

3. Reflexión persistente

Cuando se sienten mal por algo, ya sea un examen mal hecho o una mala conferencia, las personas tienden a recriminarse y entrar en un círculo negativo de pensamientos. Su equivalente «físico» sería hacerte una herida y luego, al verla, intentar hacerla más profunda…¡No tiene lógica!

Para tratarla debes: Intenta distraer tus pensamientos de ese ciclo y haz algo que te guste como cantar tu canción favorita o jugar sudoku.

« Lee también: Los primeros auxilios psicológicos básicos requieren que estés preparado »

aceptar-ruptura-amorosa

4. Fracaso

El fracaso es lo que te convence de que no tienes «lo que se necesita» para lograr tus sueños. Debes ignorarla y reaccionar de otra manera, no dejar que un fracaso o varios determinen tu vida. Sino vivirás con un potencial sin desarrollar.

Para tratarlo debes: Salir de la negatividad es difícil, una vez que detectas que estás empezando a sentirte fracasado debes aplicar los primeros auxilios emocionales y recordar en qué eres bueno. Luego, pensar en cómo esas habilidades podrían ayudarte ahora.

5. Baja autoestima

Protege tu autoestima con todo lo que tengas porque es vulnerable. Con una baja autoestima estarás propenso al estrés y ansiedad; además, te toma más tiempo recuperarte de este mal. Sientes que todo en ti está mal, pero no es así. Debes ir aceptar que tienes cualidades negativas, pero también muchas que son positivas.

Para tratarlo debes: Recuerda siempre en qué eres bueno y por qué eso es importante. Puedes intentar escribirte una carta, como si la hicieras para uno de tus amigos donde te dieras ánimos.

primeros auxilios emocionales

Recuerda activar los subtítulos en español en el video:

« Si quieres leer el primer capítulo del libro de Guy Winch haz clic aquí »

¿Practicarás los primeros auxilios emocionales ante tu próxima herida?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.