Für Elise, la música de Beethoven para un amor equivocado

Todo el mundo ha tenido un amor equivocado. La expresión ´todo el mundo´ suele ser usada con exageración, cuando nos referimos a que mucha gente sabe de algo. Pero en el caso de Para Elisa de Beethoven, la mayoría de personas del planeta es probable que hayan escuchado la clásica melodía de piano con la que abre:

¡A que sí! Fue publicada en 1867 un 27 de abril, su nombre completo es Bagatelle en La menor («Für Elise»), WoO 59 por el genio de Ludwig van Beethoven, sin embargo por un equívoco no se sabe a quién fue dedicada, pues el mundo no la escuchó sino casi cuarenta años después de su fallecimiento en 1827.

Foto: BBC

Vamos desde el principio, como dice su nombre, es una bagatela, que no se refiere a que sea una cosa barata, sino que en música se llama así a una composición musical ágil y corta, sin mayores pretensiones. Ciertamente no es la novena sinfonía (la del himno de la alegría, compuesta también por Beethoven), pero por ciertas particularidades llegó a popularizarse en el oído del planeta.


«Lee también 5 datos clave de ópera para principiantes»


No era Elisa, sino Theresa

Han visto cuando uno se equivoca al llamar a su novia, diciéndole el nombre de otra. Bueno, en este caso no sabremos como habría reaccionado la persona a quien dedicaron esta canción, pero hay indicios de que no era para Elisa. Pero no fue culpa de Beethoven, sino de que su discípulo Ludwig Nohl descubre esta canción en 1865 entre manuscritos de 1810 de su maestro. Halla realmente solo un esbozo que aparentemente él termina de darle forma definitiva. Pero habría visto una dedicatoria que decía Für Therese, pero de manera ilegible, así que finalmente la canción se habría registrado como Für Elise, pero con una dedicatoria a Theresa Malfatti, de quien se dice el manuscrito original estaba en su propiedad, aunque nunca se lo ha podido probar.

Un retrato de la época de Theresa Malfatti.

¿Pero quién era Theresa?

En 1810 Beethoven había pedido matrimonio a Theresa Malfatti, uno de sus grandes amores. Ella había sido su alumna y vivía en Viena. Sin embargo, las penurias económicas de Beethoven solían causarle negativas a sus deseos de formalizar una relación.

También se especula que no es para dicha Theresa la canción. Resulta que un genio cuarentón -Beethoven- conoce a su alumna Teresa Brunswick, era amigo de su familia y la fama de compositor ya era notoria. Lo invitan a la casa en Martonvásár (Hungría), donde surge una bonita amistad, que parecería convertirse en algo más, pues ambos eran sensibles y apasionados. Finalmente Beethoven parece tampoco ser correspondido. Además que Beethoven tenía 22 años más que ella.

La canción que sí está documentado que compuso Beethoven para ella es la sonata para piano Nro 24.


«Conoce a estas 7 mujeres artistas olvidadas por la historia»


Pero Theresa se habría enojado en vida

¿Recuerdan que Beethoven le había pedido matrimonio a Theresa Malfatti? Hay algunas versiones sobre esto. Una dice que en gran día iba a ocurrir así. Beethoven iba tocar esta famosa canción y luego pedir la mano en una fiesta en casa de los Malfatti. Pero resulta que el padre de Theresa hizo un ponche muy fuerte y Ludwig se emborrachó de tal forma que no pudo tocar ni pedir la mano. Igual Theresa le pidió que escriba su nombre en el manuscrito, y por su estado garabateó algo que parecería decir Fur Elisa, en lugar de Theresa. Otra versión es que al verle tocar la canción, Theresa -que era estupenda pianista- le habría cuestionado si de verdad era para ella, porque el manuscrito decía Elisa.

Y es que el Para Elisa de Beethoven también tiene un par de candidatas llamadas Elizabeth. Ellas son Juliane Katharine Elisabet Barensfeld, a quien le decían Elisa, o sino la cantante soprano alemana Elisabeth Röckel, quien interpretó el papel principal de Fidelio (obra de Beethoven).

En definitiva, la famosa Para Elisa de Beethoven ha dado pie a múltiples equívocos y quizá nunca sabremos la verdad, solo tenemos claro que Beethoven es un genio con facilidad para enamorarse, que ni la sordera ni falta de dinero pudo derrotar su sentido musical y que sus numerosas obras son un valioso legado para la posteridad.

Foto principal: fotograma de Copying Beethoven


«Te interesará leer 7 cosas que no sabías sobre La Divina María Callas»


Escribo, canto, callo, cavilo, camino, amo, yazgo, proveo, escucho, vino, amigo y-no faltaba más-gato. Ah, y en Makía redacto :).