7 momentos de películas que arruinaron tu infancia

¿Cómo se arruina una infancia? En ese momento de la vida la única respuesta es: quitándole la diversión a ser niño. Pero una vez que creces, te das cuenta de que hubo películas que te empeñaste en ver -y hasta te las repetiste- que te impresionaron mucho. Y ahora eres todo un/a grandulón/a sientes las secuelas irremediables.

Y sí, Bambi nos destrozó el corazón a todos. No lo quiero recordar, hoy por favor.

Escenas de películas que arruinaron tu infancia

Dumbo ebrio (1942)

En ese entonces los elefantes rosas nos parecieron graciosos y alocados… ¿Qué significaban tantos movimientos y colores? Años después muchos descubrieron la resaca y Dumbo cobró un sentido perturbador.

https://youtu.be/qEQvBNMLaQo

La maldad en Roger Rabitt (1988)

En Roger Rabitt desde ya la idea de la chica despampante casada con el dramático conejo atolondrado nos puso a pensar, pero la escena que siempre no hizo llenar de extrañeza fue aquella en que el malvado iba tomando su forma real y amenaza con echar disolver a los personajes o sino aplanarlos.

 

La familia de Chihiro (2001)

Spirit Away no es precisamente una película para niños, ocurren muchas cosas algo duras de asimilar. Pero quizá es ese golpe artístico de calidad con lo cual la niñez toma nuevas inquietudes. Y entre esos sucesos, no deja de ser agobiante presenciar como la familia de Chihiro se ha transformado en cerdos.

https://youtu.be/NVTPzH6Hm-Y

 

El corazón de los Goonies (1985)

Si hay una película que nos enseñó que las apariencias engañan, esa es The Goonies. A los  niños aventureros les toca asimilar que un rostro tenebroso puede esconder un gran corazón. Esta película que es considerada una de las mayores influencias de Stranger Things, nos dejó muchos descubrimientos ante los cuales solo toca ser valientes.

Mira también las «partes censuradas de series infantiles que destruirán tu infancia»

Coser los ojos de Coraline (2009)

Los otros padres le piden a Coraline que para que sea una de ellas, se cosa los ojos. Sí, así como suena de doloroso. Ella se niega y tendrá que afrontar las consecuencias. ¡No imagino el dolor!

Castigando a Pinocho (1940)

Este muñeco de madera nos hace sufrir mucho. Es tratado como esclavo en el circo, bebe y se va de juerga. Aunque siempre se arrepiente sus actos tienen consecuencias dolorosas. Los gritos de Gepetto buscándolo desesperadamente nos llegan al alma y que se lo trague la ballena no ayuda a consolarnos. Oh, pero todo puede ser, sin embargo el castigo de convertirse en borrico sigue siendo extremo y lastimero. ¿Y si los borriquitos que alguna vez vimos son en verdad niños malcriados? ¿Si me porto mal, en serio puede pasarme algo así?

pinochio-sub-buzz-22894-1473846437-1

 

It (1990)

¡Qué demonios estabas haciendo viendo It de niño! Sí, muchas veces parece inevitable no dejarse tentar de lo que nos dicen que no es para nuestra edad. Bueno, si te asustan los payasos e incluso las caritas pintadas, la razón puede estar en espeluznantes apariciones desde las tuberías de tu baño.

La niña en El Aro (2002)

Y pon aquí todas esas pelis de miedo. Aplica la misma razón, no siempre tenías permitido verlas, pero una infancia que se respete implica tomar riesgos y que todo se vaya a descontrolar. Bueno, querías miedo, tuviste miedo… tienes miedo, algo creo que se movió en tu pantalla.

¿Y las volverías a ver si fueses niño? ¡Mil veces SÍ!

Cuéntanos sobre otras escenas de películas que arruinaron tu infancia.

Escribo, canto, callo, cavilo, camino, amo, yazgo, proveo, escucho, vino, amigo y-no faltaba más-gato. Ah, y en Makía redacto :).