5 países que incentivan los consumos culturales

 Los consumos culturales son dictados por un mercado, más allá del lugar donde se produzcan. Desde tráilers de películas hasta visitas al museo. Te contaremos de los países  que más fomentan el conocimiento de sus tradiciones y patrimonios culturales.

Países y sus consumos culturales

No te hablaremos de TODAS y cada una de las campañas de fomento de consumo en actividades culturales sino de algunas de las más llamativas.

1. Italia

Un bono cultural italiano, dotado de 500 euros (unos 550 dólares), fue creado con el propósito de fomentar el desarrollo y conocimiento de las artes. Los beneficiarios son los jóvenes italianos o extranjeros con permiso de residencia que hayan cumplido 18 años en 2016. Así, todos los nacidos en 1998 pueden usar el dinero en libros, discos, entradas a cines, museos, teatros y demás.

El sistema es sencillo. Los interesados solo deben descargar la aplicación App18 en sus smartphones. Luego, deben identificarse a través del Sistema Público de Identidad Digital (SPID) para obtener las credenciales de acceso. Así, se les acreditarán los 500 euros y la misma aplicación les ofrecerá distintas opciones para invertirlos. Lo que sí es que deben gastar todo el saldo hasta antes del 31 de diciembre de 2017, momento en que vence la línea de crédito.


« Lee también: Guía básica para entender la comida Italiana »


 A pesar de que está pensada para jóvenes nacidos en 1998, también podrán hacerse con el bono cultural italiano los jóvenes que cumplan 18 años en 2017. Esto si cumplen con los requisitos y se inscriben en la plataforma hasta antes del 30 de junio del próximo año, según informa la web del gobierno italiano.

Se han destinado 290 millones de dólares al bono Cultura.  Se espera que unos 574.000 jóvenes se beneficien con él y también que el próximo año este bono se extienda también a profesores interesados en complementar su formación.

2. España

La  capital española, Madrid, tiene una de las campañas de fomento a la lectura más antiguas del mundo con 19 años de actividad continua. Se llama Libros a la calle y hace justamente eso: pone textos en circulación callejera mediante afiches en el transporte público. Con carteles ilustrados y fragmentos de lecturas la comunidad de Madrid crea inquietudes lectoras, ofrecer nuevas perspectivas sobre autores y géneros literarios. En esta campaña colaboran organismos públicos y entidades privadas.

matrioskametro

Al igual que Italia, España también tiene bonos de Cultura aunque no tan cuantiosos. Al momento la región de Cataluña cuenta con Escena 25 que da 25 euros a los ciudadanos de entre 18 y 25 años para ir al teatro. También tiene la subvención a la compra cultural que Extremadura proporciona a los jóvenes de hasta 30 años.

En 2012 el País Vasco, al norte del territorio, contaba con uno que integraba el gasto: pagando 25 euros, el consumidor podía realizar compras por un valor de 40. La promoción duraba un mes y no tenía limitaciones de edad.

Los españoles gastaron en promedio unos 260,1 euros en consumos culturales durante el 2014, según datos oficiales. Los números españoles muestran que el colectivo de entre 15 y 24 años es el que más disfruta de las artes: supone el porcentaje mayor de la población que lee, visita museos y va a cines, teatros o conciertos.

3. México

México es conocido por su agresivo fomento de la cultura. Desde campañas de lectura, editoriales de libros a precios reducidos como los de Fondo de Cultura Económica  hasta las Becas de Excelencia del Gobierno de México para Extranjeros.

El programa de Apoyo a las Culturas Municipales y Comunitarias (PACMYC) ha financiado alrededor de 23.800 proyectos culturales. El los cuales el 65% son de zonas rurales y el 50% son presentados por integrantes de los diferentes pueblos indígenas del país.

sagas-de-libros-1


« Lee también: Estas son las becas de maestría para latinoamericanos que estabas buscando »


4. Brasil

El programa Cultura Viva fue creado en 2004 para garantizar y ampliar el acceso de la población a los medios de producción en Brasil. Cultura Viva tiene como base de apoyo los Puntos de Cultura, que son las entidades o colectivos certificados por el ministerio. No hay un modelo único para ellos, ya que cada uno desarrolla sus actividades conforme a sus necesidades y plan de trabajo. La propuesta es que no tenga fines lucrativos, que sea un espacio para la práctica, el aprendizaje y la vivencia cultural.

Las iniciativas abarcan los más diversos lenguajes artísticos y segmentos de la cultura de base comunitaria: desde la producción cultural urbana y joven hasta las actividades de grupos tradicionales, indígenas y de matriz africana. El gobierno incentiva esta actividades por medio de convenios firmados tras la realización de convocatorias.

Desde 2004 se fomentaron 4.500 Puntos de Cultura, en cerca de 1.000 municipios brasileños y se espera tener unos 15.000 de estos para el 2020.

5. Argentina

El programa Puntos de Cultura se parece al de Cultura Viva que funciona en Brasil desde 2004. Esta iniciativa tiene como objetivo promover la organización popular a través de la cultura comunitaria.Se propone fortalecer el trabajo de las organizaciones sociales que, a través de proyectos culturales, promueven la inclusión social, la revalorización de la identidad local, el fomento de la participación popular y el trabajo colectivo.

Así 450 organizaciones sociales y comunidades indígenas se unen para recibir apoyo económico y de equipamiento multimedia para registrar sus acciones y producir materiales de comunicación. Organizan diferentes actividades dependiendo de la línea que sigan:

  • Proyectos socioculturales que trabajen con la infancia: desde espectáculos infantiles hasta planes de asesoramiento a profesores de niños.
  • Proyectos de mejoras para el barrio: desde pintar murales hasta talleres sobre la identidad barrial.
  • Proyectos sobre historia y memoria local: libros, películas, muestras, investigaciones y estudios, rescate y difusión de la transmisión oral y demás.
  • Proyectos de creación colectiva: como el teatro comunitario.
  • Proyectos que involucren la población privada de la libertad: desde talleres de arte y oficio y otros que contacten con el «afuera» de la prisión.
  • Proyectos que impulsen el cuidado del ambiente: como talleres o charlas sobre reciclado y reutilización de residuos hasta producción de material bibliográfico o audiovisual sobre el tema.
  • Proyectos que busquen fortalecer las expresiones del carnaval argentino.
  • Proyectos sobre defender los derechos culturales y de construcción de ciudadanía.
  • Proyectos para fortalecer emprendimientos productivos culturales.
  • Proyectos audiovisuales: destinados a alentar la libertad de expresión y a superar la desigualdad informativa.
  • Proyectos destinados a generar procesos de integración social.

¿Conoces  más incentivos para consumos culturales en estos u otros países?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: 7 lugares que debes conocer en tu visita express a Madrid »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.