¿Cómo saber si tienes diabetes?

La diabetes sigue siendo una mal silencioso, pese a la cantidad impresionantes de casos que hay en el mundo y que hay bastantes campañas para evitar. Se estima que afecta a más de 400 millones de personas en el mundo y mueren más de millón y medio por dicha causa. Pero quizá el principal inconveniente es que se calcula que alrededor de la mitad de personas no saben que tienen Diabetes.

Pero, ¿es difícil determinarlo? Si una persona se realiza exámenes y revisión de salud es probable que pueda detectarla o prevenirla. La más común es la diabetes mellitus tipo 2, del cual se puede prevenir el 70% de los casos. Además el grupo más vulnerable son las mujeres de entre entre 61 y 74 años padece esta enfermedad.

Veamos algunos indicios que podrían ayudarte a concienciar si tienes riesgo de tener diabetes. Son siete factores que pueden ser decisivos, en especial para las personas con sobrepeso, que hacen muy poco ejercicio y que tienen una alimentación poco balanceada.

Más deseos de orinar, o también llamado poliuria. Eso es debido a que un organismo en cuya sangre hay alta concentración de azúcar, busca un medio para eliminarla. Una forma es mediante los riñones, especialmente en la noche,

Mucha sed, que es consecuencia de la pérdida de líquidos por exceso de orina. Hay que evitar calmar la sed con bebidas azucaradas, carbonatadas, batidos o incluso con zumos de fruta embotellados, pues seguiremos añadiendo glucosa al organismo.

Pérdida de peso, que suele ocurrir por la inadecuada alimentación y aunque parezca una contradicción, también por la obesidad. Ocurre que si el azúcar está muy alto, la insulina resulta insuficiente y busca energía en las reservas de grasa. Cabe recordar que la insulina se genera en el páncreas. Ocurre principalmente en la infancia.

Cansancio a lo largo del día. Y es común en la diabetes tipo 2. Ocurre porque el cuerpo está deshidratado. Es que gestionar el exceso de azúcar consume mucha energía y agua que el organismo suele utilizar para otras funciones internas.

Cicatrización lenta de las heridas. Esto ocurre porque se la puede catalogar como una enfermedad cardiovascular, y  hay más riesgos de infartos e ictus cerebrales. Y también en los vasos más pequeños, que se ocupan de cicatrizar pequeños cortes y heridas.

Otro signo común es el del hormigueo y escozor en las extremidades, que no es tanto por el azúcar, sino por los señalados problemas de vascularización. Estas neuropatías características de la diabletes suelen ocurrir más cuando la enfermedad avanza. Mientras que en las primeras etapas los niveles muy altos de azúcar podrían causar leves daños en los nervios periféricos.

La visión borrosa es otra parte de la sintomatología, pero no es la ceguera que se asocia a la diabetes, sino más bien sensación de visión borrosa, causada especialmente por la inflamación del cristalino.

También puedes realizar este test para prevenir diabetes.

Fuente: El País

 

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.