Dos latas de refresco al día serían tan malas como fumar

Por: 4 abril, 2017
 

Sabemos que es posible que creas que ya resulta hasta cliché pensar que el consumo de azúcar es el nuevo tabaquismo. Mas este es el caso, por lo menos con el consumo de azúcar líquida. Estudios recientes han mostrado que beber solamente dos latas de bebidas azucaradas al día pueden causar el mismo daño que fumar y acelera el envejecimiento.

Consecuencias del consumo de bebidas azucaradas

Los refrescos son una de las formas más potentes de azúcar en la dieta. Estos la proporcionan de forma rápida y efectiva, sin ningún tipo de fibra o cualquier otro beneficio nutricional. Hay alrededor de nueve cucharaditas de azúcar en una sola lata de refresco, cuando la ingesta recomendada para adultos es de solamente seis cucharaditas al día.

Las doctoras Elizabeth Blackburn  y Elissa Epel, autoras de The Telomere Effect: A Revolutionary Approach to Living Younger, Healthier, Longerexplicaron en el diario británico The Daily Mail lo que sucede con las personas que beben alrededor de dos latas -unos 600 mililitros- de bebidas azucaradas todos los días.

cómo hidratarse después del gym


« Lee también: Cómo hidratarte después del ejercicio intenso en el gym »


En el Reino Unido, una persona promedio consume más de 200 litros de refrescos por año. En su estudio ellas analizaron no solo el consumo de bebidas azucaradas de 5.000 personas, sino que también tomaron en cuenta otros hábitos poco saludables. ¿Cuáles fueron estos factores adicionales? La dieta, el tabaquismo, la circunferencia de la cintura y la edad. Así fue como encontraron que a pesar de todo, el vínculo entre la ingesta de refrescos y el acortamiento de los telómeros permanecía sin mayores variaciones.

Actualmente no hay ninguna investigación que ligue el acortamiento de los telómetros con los refrescos de dieta, pero sí se conoce que los edulcorantes artificiales están lejos de ser inocentes. Estos se han asociado con la intolerancia a la glucosa e incluso un estado pre-diabético.

El vínculo entre las bebidas azucaradas y el envejecimiento deficiente se ha encontrado incluso en niños pequeños. Un estudio descubrió que los niños de tres años que bebían cuatro o más bebidas azucaradas a la semana, ya fueran refrescos o jugos de fruta superdulces, tendían a tener una mayor tasa de acortamiento de los telómeros. Y el daño causado por el azúcar no se limita solo a aquellos que beben refrescos. Las bebidas energéticas o los cafés endulzados, incluyendo los mocas de menta o jengibre, de las cafeterías son igualmente azucarados.

Las bebidas con azúcar añadido deben ser consumidas muy ocasionalmente, como sucede con casi cualquier cosa considerada un postre. Eso incluye galletas, chocolate, pasteles y helados. Y lo mismo ocurre con los productos refinados como el pan blanco, el arroz blanco y la pasta, que también se convierten rápidamente en azúcar dentro de tu cuerpo.

bebidas azucaradas

En lugar de una dieta rica en azúcar, debes tener en cuenta que es mejor para tu organismo tener una dieta rica en fibra y proteína. Esto evita los picos de insulina que pueden conducir a la diabetes y todo el daño a que el azúcar  produce en los telómeros. Alimentos como pan de trigo integral, pasta de trigo integral, arroz integral, verduras y frutas son amigos son saludables y buenos para tus telómeros. Si quieres algo dulce, opta por una pieza de tu fruta favorita.

Las frutas también contienen azúcar, pero ésta no es la misma que está en los refrescos. El azúcar de las frutas es buena para los telómeros debido a su contenido de fibra y valor nutricional general. Sin embargo, presta atención a los jugos de frutas a los que se ha extraído la fibra porque no son tan buenos. Si quieres hidratarte y beber algo podrías optar por tomar agua con limón, pepino o rodajas de naranja. ¡Tus telómeros -y tu aspecto juvenil- te lo agradecerán!

¿Cuántas bebidas azucaradas y refrescos tomas al día?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: ¿Cuáles son los nuevos tipos de parejas del siglo XXI y de qué van? »


Bienestar