Minuto final, la película filmada por drones

Dejemos que la tecnología acompañe nuestras vidas. Eso es lo que ha hecho el cineasta Luis Avilés con Minuto Final, la película filmada completamente con drones.  Y con cámaras tan movedizas, qué mejor que realizar un thriller policial.

Pero… ¿cómo lo hicieron? Es la primera pregunta que se viene a la mente, y sin duda tuvo su complejidad, pues por la característica de los drones, las escenas debieron ser filmadas en secuencia y pensar en un set de 360 grados, pues las tomas de los drones permiten una amplia captación de imágenes en relación a lo que permite una cámara convencional. Por otro lado, la batería de los drones utilizados dura 10 minutos, así que había que ser muy precisos y planificados, para optimizar el tiempo. De allí que se prefirió grabar dos escenas por día. también utilizaron drones de carrera.

 

“La idea de realizar Minuto Final con drones surgió porque buscábamos producir un proyecto de largometraje con pocos recursos y a la vez que visualmente sea dinámico para el espectador.”

Luis Avilés, director de Minuto Final

¿Y de qué trata la peli?

Minuto final es la historia de Leonardo, un policía que recibe la orden de Johny, su jefe, de plantar droga en el container de una enemigo político. Él se niega y lo denuncia, llevándolo a la cárcel, pero su actitud no será olvidada por Johnny, quien termina consiguiendo que destituyan a Leonardo. Y cuando un caso de degollamiento aparece en la ciudad, Leonardo ata cabos y la acción se desencadenará vertiginosamente.

El elenco que participó en esta película filmada por drones lo integran Ricardo Velástegui (Leonardo), Alberto Pablo (Johnny), Shany Nadan (Lorena), David Saavedra (Cráneo), Ariel Zollër (David), Noralma Reeves (Vero). También se cuenta con las voces de actores como Víctor Arauz, Santiago Carpio y Diego Naranjo.

La película se estrenará el 3 de agosto en Quito y Guayaquil, luego de cuatro años de realización, de los cuales el rodaje se realizó en 16 días y la postproducción 1 año. Se filmó en distintas localidades de la Costa ecuatoriana como Milagro, Chongón, Guayaquil (durante sus fiestas de fundación) y Durán.

Por si te preguntabas, el largometraje se grabó la mayor parte con un dron DGI Phantom 4, algunas escenas utilizaron un ejemplar Mavic Pro y en alrededor del 8% del filme se utilizó drones de carrera ensamblados en Guayaquil. El presupuesto fue financiado por fondos privados y alcanzó los 60.000 dólares.

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.