Palabras que en Latinoamérica significan cosas muy distintas de lo que piensas

El insólito mundo de las palabras siempre tiene algo para sorprendernos. Y si eres una persona viajera y Latinoamérica es uno de tus destinos favoritos, debes de saber que en español hay muchas palabras que significan diferentes cosas según el país de en el que estés.

No hablamos de los doblajes español latino y español de España, que muchas veces nos enojan cuando hemos descargado una película. No, estamos hablando de esas palabras que no todos los latinoamericanos entenderán bien y que hay incluso la posibilidad de que te ganes una torta.

¡Ajam! Una torta en Argentina o Uruguay significa también un golpe, un puñetazo. ¡Le dieron un tortazo! (no, no es una escena de los Tres Chiflados). En esos casos también podría ser que le dieron una piña, pero en República Dominicana eso sería una galleta.

Aquí algunas palabras que significan otra cosa en otros países:

Torta

¿Pensaste que ahí tenías suficiente con las tortas rioplatenses? Pues no, si tú crees que una torta es un pastel de esos para comer en cumpleaños, te llevarás un chasco en México, porque allá las tortas son los sánduches. Las famosas tortas de jamón del Chavo lo corroboran.

Y si nos vamos a las tortillas, quizá en Latinoamérica pensamos que hay que romper dos huevos y revolverlos en el sartén. Aunque en México la tortilla es esa masa crujienta de harina de maíz con las que envuelves los tacos (no, no los de los zapatos, ya hablaremos de ello luego).

Chapa

Sí claro, aquello que abre las puertas. Pero que no te sorprenda en Nicaragua que si pides alguien que arregles chapas, te envíen un joyero en lugar de un cerrajero, porque allá significa pendientes o aretes.

En Ecuador, sí entenderán que es la manija de las puertas, pero también podrían pensar que hablas de algún policía, a quienes se les dice chapas. Mientras que en Perú chapa es una tapa de botella. Y mejor no queremos saber a qué se refieren con la chapa que vibra.

Chongo

En México esta palabra te servirá para agarrarte el pelo. Mientras que en Uruguay algo chongo es algo malecho. Ah, pero en Perú todo un chongo es algo que estuvo bullicioso por diversión, eso que se va a descontrolar. Se parece un poco a la expresión argentina «esto es un quilombo». En Ecuador, el significado ya se fue a otro lado, porque un chongo es sinónimo de prostíbulo.

Gonorrea

Y sí, uno de los riesgos de ir a prostíbulos es contraer gonorrea, fea enfermedad y fea palabra, que por lo general no andas escuchando con frecuencia. No así en Colombia, que la aplican también para usos menos clínicos. Es idioma de calle, por lo que no será raro escuchar a alguien decir: «Cómo va a ser capaz de hacer eso ¡mucha gonorrea!» Se refiere a algo o alguien desagradable. Aunque, si tienes mucha confianza con esa persona, y te lo permite, es como una muletilla grosera para saludar. «¡Qué hubo, gonorrea!». Incluso se puede aplicar cuando algo es impresionante o abundante: «¡El parce es una gonorrea para tocar la guitarra!» (‘Parce’ es diminutivo de parcero, que es como decir, amigo o pana, y es usado especialmente por los paisas. Oh, pero parce en México es un arete).

Bueno suficiente con la palabrita, cuidado hay bonche.

Bonche

Pleito, pelea, eso significa en muchos países la palabra bonche. En Colombia la connotación es más hacia un disturbio callejero. En El Salvador, para mencionar que hay un problema. En Ecuador solía usarse mucho para dar cuenta que iba a haber alguna pelea o inconveniente grave («en mi barrio eso es bonche»), pero ahora se prefiere el término Pito: se va a formar un pito, van a pitearse.

En Venezuela el bonche combina bien con el ponche, porque es más bien sinónimo de fiesta. Y vaya que es grande la cosa en México y Puerto Rico, porque allá bonche es que hay gran cantidad de una cosa: conseguí un bonche de caramelos en la piñata.

Taco

Quién no quisiera servirse un taco en México o Nicaragua, aquel delicioso envuelto de tortilla de maíz al que le pones carnitas, chile, guacamoles, de todo. ¡Yum! Eso está muy lejos de ser el taco o tacón de los zapatos. Pero vámonos a Chile y un taco es algo que quisiéramos evitar a toda costa, pues se refiere a los atascos de autos por el tráfico vehicular. Para nuestros amigos colombianos, un taco también significa un montón de algo. «Hay un taco de hojas en esa vereda».

 

Qué aburrido, qué pena

Nuestros amigos colombianos de nuevo. Si usted va por aquel lindo país o ve sus novelas, se puede sentir algo confundido cuando ellos dicen «¡Qué pena!» y no parece haber ninguna situación triste, pues ellos lo usan para cuando sienten vergüenza de algo. En cambio, si alguien te dice «¡Qué aburrido!», cuando le estás contando tus tristezas, no te ofendas; es que ellos aplican ese término para referirse a algo que que entristece o agobia.

Eso sí, rumbiarse no tendría que ser aburrido; aunque sí podría causar pena, si los descubren de improviso demasiado apasionados. Es que rumbiarse en Colombia no significa irse a la rumba (la fiesta), sino besarse.

Bollo

¿Hablamos de un bollo de pan, no? También, pero en Cuba ya es como la famosa expresión coño (vagina), pero en mala onda, es casi un insulto. En Venezuela, Puerto Rico y otros países volvemos a hacer referencia a la vulva y connotaciones sexuales.

Y mira tú, chico, en Colombia, especialmente en Barranquilla, es más bien un piropo. En Bolivia el bollo es abundancia: «Tengo un bollo de cosas que hacer». En cambio, en Uruguay es para señalar que algo es fácil de realizar.

Y le damos la vuelta al significado en México, porque allá los bollos son esos jugos naturales que uno pone en un envoltorio plástico en la nevera y se vuelven hielo de sabores. En Nicaragua, también se las saca de la nevera y uno puede pedir los bollo de agua (hechos con jugo) y bollo de leche (hechos de licuado leche y sabores). En Ecuador los llaman bolos y en otros países chups.

palabras-latinoamerica

Algunas palabras a evitar

Latinoamérica es grande y su forma de usar el idioma también. No vamos a terminar esta lista, pero es justo advertir sobre ciertas palabras.

Chucha

Si eres de los que pensaban que se referían a Jesusa o a la hembra de un perro, pues en algunos lados puede ser percibido como un insulto o una expresión algo altisonante. Mejor evítala, a menos que te guste andar diciendo garabatos (así se le dice en Chile a las palabrotas).

Coger

En Argentina es follar. No significa tomar o agarrar algo. Allá lo entenderán como que fuiste a coger el bollo o la paloma de tu pareja, según sea el caso, y fornicar.

Chaqueta

En México y Guatemala hacer una chaqueta es masturbarse; lo que en otros países es hacerse la paja. Si te refieres al abrigo, mejor dí chamarra. Ah, y en algunas partes de México tampoco aplica la palabra buzo ni chompa. Buzo significa estar alerta: «Buzo, si viene alguien«; y chompa es sinónimo de cabeza en lenguaje popular: poner a chompa, poner a la cabeza.

En Chile no es tan penoso el tema, pues si una mujer está ‘chaqueta’ significa que está embarazada. En Perú ‘quedar chaqueta’ significa agotarse, y la chaqueta como prenda se la conoce como casaca. Pero cuidado, en El Salvador casaca significa paja o mentira.

Chambear

En República Dominicana eso significa inhalar cocaína. Qué pensarán los dominicanos de los mexicanos, ecuatorianos y peruanos cuando ellos dicen «nos vamos a chambear», que es como decir nos vamos a trabajar. Pero bueno, es que nuestros amigos de República Dominicana le llaman jugo de china al jugo de naranja.

¿Qué palabras que significan otras cosas en otros países agregarías?

Escribo, canto, callo, cavilo, camino, amo, yazgo, proveo, escucho, vino, amigo y-no faltaba más-gato. Ah, y en Makía redacto :).