La historia de la niña afgana que apareció en National Geographic

La niña afgana de National Geographic se convirtió en uno de los rostros más célebres de la  historia desde la primera publicación de su imagen en junio de 1985. La intensa mirada de una niña de 12 años logró captar la atención del mundo rápidamente. La fotografía de Steve McCurry, que había sido realizada un año antes, fue hecha en uno de esos extraños momentos en que la situación y el talento pueden juntarse para crear foto hermosa. Muchos años tendrían que pasar para que el mundo conociera el nombre y la triste historia de la niña afgana.

¿Quién es la niña afgana de National Geographic?

Millones de personas huyeron de Afganistán en la década de los 80 a causa de la guerra con la Unión Soviética. Muchas de ellas se asentaron en Pakistán, por lo que para 1984 ya existían varios campos de refugiados en aquel país asiático. El fotógrafo Steve McCurry se encontraba en uno de esos campos, ubicado en Peshawar, realizando fotografías. Al entrar en la carpa donde esta la escuela del sitio, le llamó la atención una niña de ojos verdes. La enfocó y, sin saberlo, le hizo su primera fotografía. Después de un enfado inicial, ella aceptaría posar para otras instantáneas.


« Lee también: #RefugeesWelcome: a un año de la crisis de refugiados en Europa »


La fotografía a la que se conoce como La niña afgana se convirtió en un emblema. Aquella preadolescente huérfana, cuyo nombre incluso el mismo McCurry desconocía, se volvió el rostro de los refugiados. La expresión de sus ojos parecen resumir lo incierto que puede ser el futuro para quienes salen de su país por conflictos. Hermosa y anónima, su imagen conmovió al mundo y se creó un lugar entre fotografías de la situación de los refugiados a través de la historia.

Una búsqueda de 17 años para conocer su nombre

Steve McCurry recibió cartas durante años donde muchas personas le pedían más datos sobre la niña afgana de National Geograhic. Algunos querían enviarle cartas o dinero y otros querían adoptarla. Mientras, él solo quería poder fotografiarla de nuevo.  En sus numerosos viajes a Peshawar intentó hallarla sin resultados. Sin embargo, en 2002 pudo reunirse con ella en una lejana aldea de las montañas cerca a Tora Bora, Afganistán. Ahí, la vio convertida en una mujer musulmana tradicional de 29 años, aunque ella misma desconocía su edad exacta. Estaba casada con un panadero y tenía tres hijas (una cuarta había fallecido).

En su reencuentro McCurry conoció muchos aspectos de la vida de Sharbat Gula. Había quedado huérfana antes de huir caminando a Pakistán con su abuela y hermanos hasta el campo de refugiados donde él la había visto. Poco después de ese encuentro se había casado y regresado a Afganistán. No pudo terminar el colegio, pero esperaba que sus hijas pudieran hacerlo. Con el permiso de su esposo, volvió a posar para McCurry vestida en una burkka violeta.

Concluida su visita, el fotógrafo dispuso fondos para que Sharbat Gula alcanzara uno de sus sueños más preciados. Así ella y su familia pudieron peregrinar a La Meca. Esto, debe hacerse al menos una vez en la vida, según indican las tradiciones musulmanas.

Encarcelada en Pakistán

En la actualidad, Sharbat Gula vive nuevamente como refugiada en Pakistán. Hace pocos días fue detenida por bajo sospecha de llevar documentos de identificación falsos.

El miércoles 26 de octubre, las autoridades entraron a la fuerza a su casa en Peshawar para llevársela detenida, informó la National Geographic.  Expertos señalan que Gula podría ser absuelta o enfrentar una pena de 7 a 14 años en prisión por el delito.

niña afgana de national geographic

Sharbat Gula en una foto distribuida por la Agencia Federal de Investigación paquistaní.Foto: Agencia Federal de Investigación.

Mientra, el fotógrafo Steve McCurry publicó los retratos que  ha hecho de ella en Instagram y dice que su detención es «una violación flagrante a sus derechos humanos».

«Estoy comprometido a hacer todo lo que pueda para proveer de apoyo legal y financiero a ella y a su familia. Me opongo fuertemente a esta acción de las autoridades. Ella ha sufrido durante toda su vida», escribió en la red social.

En 2014 Pakistán anunció su voluntad de expulsar a muchos refugiados del país. Esto provocó que unas 60.000 personas, según cifras de ese gobierno, buscaran tener un documento de identidad falso.

El caso de Sharbat Gula no es único. Cientos de afganos han sido arrestados este último año bajo sospecha de poseer documentación ilegal, pero ella es famosa y eso hace que su caso se transforme en uno trascendental.

¿Qué opinas de la historia de la niña afgana de National Geographic?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Foto principal: AP.


« Te puede interesar: Los nuevos deberes humanos del siglo XXI y cómo empezar a aplicarlos »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.