Neveras solidarias contra el desperdicio de comida

Puedes llamarla refri, refigeradora, frigorifico o nevera blanca, lo importante realmente es que está en una acera de Galdakao, una pequeña ciudad en las afueras de Bilbao. El utensilio doméstico no ha sido abandonado, está funcionando y existe una valla de madera alrededor de ella. ¿Qué hace una refrigeradora en media calle? Forma parte de un pionero proyecto contra el desperdicio de comida.

En las últimas siete semanas, Galdakao, que tiene una población de 29.000 habitantes, ha sido el hogar de las primeras «neveras solidarias» de España, en la que los residentes y los restaurantes pueden dejar restos de alimentos no utilizados o destinados de otro modo para la papelera. Todo lo que queda en las refrigeradoras solidarias puede ser recogido por cualquier persona que lo desee. «Yo diría que hemos ahorrado entre 200 y 300 kg de la basura», dijo el organizador Álvaro Saiz. En un día típico puede ver lentejas sobrantes, unos sándwiches y cartones de leche no abiertos que quedan en la nevera.

refrigeradoras-solidarias-en-Galdakao

La idea fue de Saiz y otros miembros de la Asociación de Voluntarios de la Galdakao. Ellos estaban reflexionando sobre la gran cantidad de alimentos que es desperdiciada por los supermercados. «Empezamos a pensar que si tan sólo uno de sus contenedores de basura fuese reemplazado con una nevera, la gente podría tomar ventaja de estos elementos.» Después de que una búsqueda en línea los llevara a ver el modelo de neveras compartidas en Berlín, «nos dimos cuenta de que podíamos hacer esto – y así lo hicimos.», dijo Saiz.

Les tomó cerca de un mes reunir la documentación necesaria para el proyecto contra el desperdicio de comida, incluyendo el permiso de la ciudad para utilizar el espacio público y la obtención de los documentos legales adecuados para garantizar que los organizadores no se hacen responsable si algo va mal con la comida tomada de las neveras solidarias.

El objetivo, según Saiz, no es alimentar necesariamente a las personas necesitadas. «Esto no es caridad. Se trata de hacer uso de los alimentos que de otra manera van terminar en la papelera «, dijo. «No importa quien lo tome – Julio Iglesias podría pasar por aquí y tomar la comida – al final del día se trata de recuperar el valor de los productos alimenticios y la lucha contra el despilfarro y desperdicio de comida».

Existen normas estrictas para cualquier persona que deje comida en las neveras solidarias: no se puede dejar pescado crudo, carne o huevos, envasados o enlatados que ya hayan caducado y todo lo preparado en casa debe incluir una etiqueta que detalle cuándo se hizo.

nevera solidaria

La semana pasada la ciudad de Murcia, a unos 400 millas de distancia, copió la idea y se convirtió en la segunda ciudad española en acoger a las neveras solidarias. Saiz ha recibido llamadas de las comunidades en todo el país – y desde tan lejos como Bolivia – de personas interesadas en establecer operaciones similares.

Las neveras también ha permitido a los restaurantes locales para aliviar la culpa por su desperdicio de comida, dijo Álvaro Llonín del restaurante Topa. «Antes solíamos tirar un montón de comida – y era comida que estaba en buen estado, que se podía comer.»

nevera solidaria murcia

Él y el personal del concurrido restaurante, en el centro de Galdakaonow, van con regularidad a dejar sus restos en la nevera. «Sabes que alguien está disfrutando de ella», dijo. «Es como darle a la comida una segunda oportunidad para terminar en el estómago de alguien.»

En España se vive una intensa crisis financiera desde 2008 que afecta a la mayoría de la población y una gran cantidad de personas en el paro a pesar de que el país ya muestra algunas señales de reactivación económica.

Fuente: The Guardian | Foto principal: The Guardian

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.