Ya puedes aprender conectado a una computadora, como en Matrix

Los investigadores de los Laboratorios HRL –una empresa propiedad tanto de Boeing, como de General Mortors- descubrieron que es posible emplear un sistema de estimulación cerebral, para lograr que un individuo aprenda de forma “instantánea” una nueva habilidad.

¿Te imaginas colocarle un casco a tu amigo más inteligente y transferir los conocimientos de él directamente a tu cerebro? Pues eso fue lo que hicieron estos científicos.

Ellos emplearon un tipo de estimulación magnética transcraneana (EMT) por enlace continuo. Enviaron la actividad cerebral  de pilotos comerciales y militares expertos, a la cabeza de pilotos novatos. Los resultados demostraron que «los sujetos que recibieron esta estimulación cerebral a través de cascos de electrodos, mejoraron sus habilidades de pilotaje.

¡Ellos pudieron aprender a volar un simulador!

“A medida que profundicemos en la optimización, personalización y adaptación de la estimulación cerebral, probablemente veamos que estas tecnologías se conviertan en una rutina en ambientes de entrenamiento y clases escolares”, dice el Dr. Matthew Phillips, uno de los científicos que participó en la investigación.

Neurostimulation

HRL y su enfoque en la neuroplasticidad

Sucede que cuando aprendes algo nuevo, tu cerebro sufre una alteración a nivel físico; este proceso es conocido como neuroplasticidad. Ahora, el sistema que desarrollaron en HRL Laboratories se enfoca en estas alteraciones en regiones específicas del cerebro a medida que se aprende.

Los científicos intentaron que el cerebro de los pilotos no experimentados funcionara de la misma forma que el de pilotos expertos. Para esto igual tuvieron que adaptar la tecnología según las necesidades individuales, pues lo que funciona bien para una persona, podría no hacerlo para otra.

Hubo una mejoría del 33%

Ese es el porcentaje que los pilotos inexpertos mejoraron en sus habilidades después de recibir la estimulación cerebral, en comparación con el grupo de pilotos de control que no la recibió.

Este proyecto y campo de estudio en sí es como un sueño. Aunque recién este dando sus primeros pasos, confiamos en que los científicos puedan perfeccionarlo.

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.