Millenials millonarios sin salir de su cuarto. ¡Cómo lo hicieron!

Se habla mucho de los millones que traen los negocios en internet especialmente para los jóvenes, ¿pero quiénes son ellos? En realidad las startups digitales tienen propietarios e historias muy diversos. Veamos algunas de ellas que generaron millenials millonarios.

La “magnate de las redes”: Laura Roeder (34 años)

“Si alguien me hubiera dicho que un día me convertiría en millonaria gracias a las redes sociales, hubiese pensado que era un broma, señala Laura Roeder, de 34 años.

Ella sabía de programación desde los 12 años y además trabajaba de diseñadora gráfica, cuando renunció en el 2007 y decidió ser free lance a los 22 años. Allí se dedicó a hacer páginas webs y aconsejando a las empresas sobre cómo comunicar mejor. Entonces se dio cuenta de que no todos requerían algo igual.

Como siempre me ha gustado hablar en público, comenzó a hacer videos sobre el marketing en redes sociales desde su habitación y a organizar “webinars”, seminarios online, sobre cómo usar Facebook y Twitter para promover pequeños negocios.

Sus precios variaban entre US$45 y US$220. Y pronto se dio cuenta de que podía trabajar menos y ganar más dinero. Ganó más de US$100.000 el primer año. Todo se alió para que sus asesorías sean muy populares y se vendan muy bien. Ahora conforma un equipo de 25 personas en meetedgar.comTodos trabajan a distancia desde la casa o desde un café.

“Y aunque conseguimos US$1,3 millones en ingresos en solo un año, lo reinvertí en la empresa… El año pasado hicimos más de US$4 millones y nos sentimos orgullosos”, señala Roeder.

La “cripto-lady”: Erica Stanford (30 años)

Erica Stanford estaba aburrida de su trabajo de ventas y marketing en el 2009, así que se le ocurrió indagar qué estaba pasando con el blockchain. Había escuchado sobre el tema en la radio y un amigo suyo había empezado a invertir en bitcoin.

Pero principalmente le enganchó los usos que puede tener blockchain, desde hacer un seguimiento de los antecedentes “éticos” de diamantes, investigar las rutas de antigüedades robadas o conocer la historia de un auto de segunda mano. Enseguida compró unos US$250 en bitcoin y otras criptomonedas. También probó con monedas virtuales más baratas e invirtió US$2.500 con dinero sacado de tarjetas de crédito. Ganó US$38.000 y que usó para pagar deudas y ahorrar. ¡Era dinero de verdad!

Es muy fácil perder dinero, pues si una moneda sube muy rápido es probable que caiga a la misma velocidad. Cometió errores, por ejemplo perdió US$6.500 de una sola vez. Estudió los patrones para decidir cómo invertir y lo hizo bien: logró US$26 millones. Por eso le gusta dar consejos y hablar en eventos en distintos países. Y sí, le encanta ser conocida como la “cripto-lady”.

“Reyes de los muebles”: Monty George y Dan Beckles (21 años)

A los 12 años Monty compraba máquinas baratas para hacer sushi y luces para laptops, después los vendía en eBay. A los 15 ya compraba motos de China para venderlas online. Pensando qué más podría vender, escuchó que el negocio de los muebles era el mercado online con mayor crecimiento, y no demoró en querer comprobarlo, así que compró un par de contenedores con sillas y mesas.

Se agotaron inmediatamente. Le pareció increíble así que reinvirtió el dinero para conseguir más productos. Fue entonces que le pidió a su amigo Dan para que se una al proyecto. Hace tres años, las ventas sobrepasaron el US$1 millón y siguen creciendo.

Pero por supuesto ha habido errores en el camino. En 2014 tuvieron que asumir una gran deuda por  no fijarse que tenían que pagar impuesto al valor agregado. Y si bien se sintió tonto (además de tener que vender bienes para pagar), eso no lo detuvo.

La mayor parte de los días Monty se levanto a las 6:00 am para enviar correos a sus proveedores en China. El resto del día lo pasa hablando con clientes o imprimiendo etiquetas.

“Me gusta pensar que estoy desmintiendo a todos los que piensan que los millennials son flojos“. Monty George.

¿No te parecen ejemplares estas historias de millenials millonarios?

Fuente: BBC

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.