Martin Luther King Jr y un discurso que sigue marchando

Él pudo haber cantado Imagine de John Lennon. Su frase «I have a dream» debe de ser una de las frases más memorables de la historia, por todo lo que contiene ese sueño, que no fue solo suyo sino que lo comparten millones de personas en el mundo, quienes desean ver que las discriminaciones raciales o étnicas sean cosas del pasado, de un vergonzoso pasado del planeta tierra.

Aquella frase cumbre de Martin Luther King Jr, la planteó en el discurso dado frente al capitolio, donde más de 250 mil personas reivindicaron su derecho a:

  1. El fin de la segregación racial en las escuelas públicas;
  2. Una legislación significativa sobre los derechos civiles (incluyendo una ley que prohibiese la discriminación racial en el mundo del trabajo);
  3. Una protección de los activistas de los derechos civiles de la violencia policial;
    un salario mínimo de 2 dólares para todos los trabajadores sin distinción;
  4. Un gobierno independiente para Washington D.C., que dependiese de un comité del Congreso.

Tenemos que hacernos la promesa de que siempre marcharemos hacia adelante. No retroceder.

Una de las partes más interesantes de su discurso, aquel 28 de agosto contiene esta respuesta, entre otras, que es muy actual:

«Hay aquellos que están preguntando a los devotos de los Derechos Civiles: ¿Cuándo estarán satisfechos? Nunca podremos estar satisfechos mientras el negro es víctima de los horrores indescriptibles de la brutalidad policial». Martin Luther King tenía claros sus derechos.

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.