La romantización de los trastornos mentales

La romantización de los trastornos mentales, ahora se ve como una celebración

Por: Luisana Castro

Si bien es cierto el 2020 nos puso el mundo de revés muchos tuvieron momentos depresivos o de ansiedad. Sin embargo, todos llegamos a tener momentos así, a lo largo de vida y es normal, pero hay mucha diferencia con los trastornos mentales, que son diagnosticados por médicos psiquiatras luego de haber manifestado síntomas de dichas enfermedades por más de 6 meses.

En pleno 2021 aún muchas personas tienen dos polos, por un lado, tenemos a los que creen que estas enfermedades solo son para llamar la atención; mientras que, por el otro. Tenemos quienes creen que tener estas enfermedades es cool y aquí inicia el embellecimiento de los trastornos mentales.

En redes sociales encontramos como las distintas generaciones publican frases como: “tengo problemas” y claramente con un estilo aesthetic, encontramos merchandise con costos elevados que plantean abrir el dialogo para “normalizar” este tipo de enfermedades, frente al grupo que mencioné que ve a la depresión y otros trastornos como un llamado de atención.

Cabe recalcar que la tv también nos ha vendido, tanto a adultos, como adolescentes, una falsa idea de estos temas. Nos muestran como jóvenes o adultos se enamoran de personajes con este tipo de problemas o simplemente melancólicas, como si ello añadiera valor a la belleza interior de alguien.

Si bien es cierto, no marca empatía minimizar los problemas mentales de los demás, romantizalos tampoco es una buena opción. El caos mental que causan las enfermedades mentales no da tiempo a embellecer las relaciones sentimentales, familiares y sociales, porque estas personas no buscan un héroe de película, por el simple hecho de que la vida no es así y no vamos a vernos así.

Añadirle cierto, glamour a trastornos o enfermedades tan serias es una falta de respeto por quienes realmente padecen este tipo de problemas. Además, es ridículo pensar que, por ser deprimido o ansioso, aumentan tus posibilidades de conseguir pareja.

Recuerda que minimizar las emociones de los demás no va de la mano con la empatía, pero también sé consiente que estar triste no es estar deprimido o en su defecto sentirte nervioso ante una dificultad, no es sinónimo de sufrir de ansiedad.

Por favor, sí sientes que realmente las cosas no están bien por tu cabeza, pide ayuda psiquiátrica o psicológica.

¡Ayúdanos compartiendo esta pequeña nota para concientizar un poco sobre el embellecimiento de las enfermedades mentales!

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.