¿Por qué el Koh i Noor es uno de los diamantes polémicos de la historia?

Koh i Noor puedes ser un nombre extraño, pero no para un diamante que forma parte de las joyas de la corona británica. Su apelativo exótico significa «montaña de luz» en persa y es puede que sea la joya  más polémica polémica de la historia ya que ha sido objeto intrigas durante siglos. La piedra preciosa pasó por las manos de  príncipes mongoles, guerreros iraníes, gobernantes afganos y marajás de Punjab.

Koh i Noor el diamante una larga historia

No se sabe con exactitud dónde fue hallada esta piedra preciosa, pero se cree que pudo haber sido en una mina en Golconda, India. Fue entregada a la realeza británica en 1849 como resultado de un tratado de castigo tras la guerra anglo-sij. El acuerdo fue firmado por un príncipe sij de 10 años, luego de que su madre fuera enviada a la cárcel.

El diamante, que llegó pesando 190.3 quilates (unos 38 gramos), fue pulido en un corte rosa y reducido a 186 quilates. Fue exhibido en la primera exposición universal de la historia, la «Gran Exposición» de Londres de 1851, pero no impresionó demasiado a los visitantes. Se talló de nuevo, en forma de óvalo, ganando brillo y perdiendo el 40% de su peso quedando en 105 quilates (21 gramos).


« Lee también:  Todas las joyas de la realeza británica tienen una historia »


Un diamante para la reina Victoria

Cuando el Kohinoor llegó a manos del gobernador general Lord Dalhousie en 1849, éste quiso enviárselo a la reina Victoria acompañado con una historia oficial de la piedra preciosa.

Dalhousie le encargó a Theo Metcalfe, un magistrado asistente en Delhi, con gusto por los juegos de azar y las fiestas, que investigara el pasado de la gema. Sin embargo, Metcalfe no obtuvo una historia oficial sino rumores que desde entonces se han repetido como si fueran la verdadera historia de la joya, relatan William Dalrymple y Anita Anand en su libro Koh-I-Noor: The History of the World’s Most Infamous Diamond (Kohinoor: La historia del diamante más infame del mundo). La gema incluso fue presentada a la reina Victoria entre otras dos.

koh i noor diamante

La gema decora la corona de la fallecida Reina Madre, Isabel Bowes-Lyon de Inglaterra, progenitora de la actual reina Isabell II, y forma parte de una exposición de las Joyas de la Corona en la Torre de Londres. Aunque muchas personas creen que es uno de los  más grandes del mundo, es solo en #90 entre ellos.

El diamante fue vestido por última vez por la Reina Madre, y exhibido en la corona sobre su féretro tras su muerte en el año 2002. Y ahora puede verse en la exposición.

Reclamos de India, Pakistan y Afganistán

Pakistán reclamó como suyo el Koh i Noor en 1976 y en el año 2000 también lo hicieron los talibanes de Afganistán. También lo han pedido Bangladesh y Sudáfrica. Mas de los que más tiempo llevan reclamando la devolución de la joya son los indios, pues lo hacen desde 1947.  Ellos consideran que que el diamante fue robado por los británicos.

koh i noor diamante

El año pasado en India las peticiones de la gema volvieron a la palestra pública porque Ranjit Kumar, procurador general de ese país, dijo al Tribunal Supremo que el diamante no había sido «ni robado ni usurpado a la fuerza», sino que la joya fue un «regalo» a la Compañía Británica de las Indias Orientales hecho por los antiguos gobernantes de Punjab.

Después el ministro de cultura de India dijo en un comunicado que el gobierno «reiteraba su determinación para hacer todo lo posible para traer de vuelta el diamante Koh i Noor de una manera amistosa».

Todos los pedidos de que el Koh i Noor abandone Gran Bretaña han sido negados porque devolverlo sentaría un «precedente inviable».

«Si decimos sí a uno, nos levantaremos un día y no tendremos nada en el Museo Británico», declaró  en 2010 el entonces primer ministro David Cameron.

¿Quieres saber más sobre el diamante Koh i Noor?

¡Cuéntanos en comentarios!


« Te puede interesar:  La historia de las perlas y por qué están de moda siempre »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.