¿Qué llevó a las hermanas Brontë hacia la escritura?

Las hermanas Brontë son las Beatles de la literatura inglesa: los fanáticos de Charlotte y Emily se disputan cuál de las dos era la verdadera poseedora de genialidad. Otros serán fans de Anne y todos olvidarán que estas escritoras tuvieron un hermano. Las obras de estas escritoras desbordan talento, emociones y son exponentes de la literatura universal de manera tal, que se hace difícil no pensar en ellas como una unidad. Sin embargo, existe evidencia de que eran competitivas entre ellas. Mas la pregunta de oro siempre ha sido una: ¿qué las llevó a escribir?

Las hermanas Brontë y su camino hacia la literatura

Mucho se ha especulado sobre los sucesos que pudieron llevar a estas mujeres a  convertirse en escritoras en una época en la que hacerlo era casi un acto de rebeldía. Gran parte de sus vidas transcurrió en Haworth, al norte de Inglaterra, en una casa de ladrillo oscuro con dos hileras de ventanas blancas situada en medio de un páramo. La vivienda firme y sobria, construida a finales del siglo XVIII, vio un hecho extraordinario en su interior entre 1820 y 1855. Allí, escondidas del mundo, las tres geniales hermanas Brontë crearon sus novelas.

La legendaria casa de Haworth, donde vivieron las hermanas Brontë. Foto:

Las circunstancias especiales de su familia marcaría el desarraigo que se puede leer en sus obras. La pérdida de su madre cuando Charlotte tenía 5 años, su hermano Branwell 4, Emily 3 y Anne casi 2 fue una piedra angular de todo. También perdieron a sus hermanas mayores Mary y Elizabeth, por una tuberculosis contraída por las pésimas condiciones del internado donde estudiaban. Por esa razón, su padre sacó a Charlotte y Emily de allí. Y siempre apoyó la educación y la fantasía con la que vivían sus hijos en casa. Patrick Brontë fue un reverendo graduado en Cambridge, muy dedicado a sus labores. y al carecer de ayuda para criarlos, los dejó correr libres y leer de todo. Por un tiempo Charlotte trabajó en Bruselas y Anne en York.

Una opción de vida era casarse, pero eso no era una motivación para las hermanas, lo de ellas era crear. En 1845 Charlotte descubre maravillada los poemas audaces de Emily, la literatura se vuelve una obsesión. Y aunque compartían los ideales de una constante liberación de la imaginación, la competencia que se imponían era fuerte.


« Lee también: ¿Dónde consultar libros de dominio público en español? »


Primero lo habían intentado con un libro de sus poesías. Vendieron 3, pero causaron interés (los mejores fueron los de Ellis/Emily). Entonces vieron que podían impactar con novelas donde el mundo y su sentido de la moralidad tengan un enfoque distinto al habitual de la época. Cuando salieron las novelas de las Brontë, también fueron firmadas con seudónimos (los hermanos Currer, Ellis y Acton Bell). Era inevitable en los críticos no preguntarse qué llevaría a unos hermanos escribir sobre personajes femeninos tan resueltos y de escasa sumisión.

1847 es el año clave de esta historia: Jane Eyre (Charlotte); Cumbres Borrascosas (Emily) y Agnes Grey (Anne). Solamente la primera sería un éxito instantáneo. Las otras dos demoraron un poco más en tener el favor de los críticos e incluso fueron tacharon como escritas por hombres sin dios ni ley, pero igual interesaron. Años después el novelista irlandés George Moore consideraría que la novela de Anne es la narrativa más perfecta de prosa en inglés. También se alabaría mucho la estructura de tragedia griega de la novela de Emily y su tema poco usual.

hermanas brönte

La película To walk invisible cuenta la relación entre las hermanas Brönte y su hermano Branwell. Foto: BBC One

Pero la vida en esos tiempos no dura mucho, más aun con la tuberculosis acechando. Por eso en julio de 1948, Charlotte decide romper con el anonimato, sus hermanas no están de acuerdo. Con Anne viaja a Londres a presentarse como las escritoras de Jane Eyre y Agnes Grey, dejando sorprendidos al editor y más de uno. Pero la calidad se impone y son acogidas en el círculo literario, sin importar que la timidez de Charlotte le impida mantener grandes conversaciones. Ese día en Londres asisten a una ópera de Rossini.

Emily no fue a Londres, huraña como ella sola, se dice que tenía algún grado de autismo. Se sentía más cómoda en casa para tocar piano, aprender francés o alemán mientras horneaba pan o pelaba patatas. ¿Y Branwell? Él fue inspiración de muchos diálogos masculinos de las obras de las Brontë y se dice que fue tan talentoso como ellas, pero su afición a la bebida, el opio y comportamientos erráticos terminaron absorbiéndolo. Una de las razones de sus hermanas para permanecer en anonimato fue no hacerlo sentir mal.

To walk invisible muestra a las hermanas Brontë publicando sus novelas. Foto: BBC One.

Luego del éxito, Emily seguía molesta por las críticas y decidió no escribir más. Charlotte inició la escritura de Shirley, obra con un ambiente político; mientras que Anne escribiría sobre la capacidad de una mujer para superar los estrechos límites impuestos por la sociedad. La obra se llama La inquilina de Wildfell Hall, y es una de las precursoras de la literatura feminista.

Pero las turbulencias no podían cesar, en 1848 muere Branwell (31 años), Emily entra en gran depresión. La tuberculosis se la lleva en andas ese mismo año y luego también a Anne. Charlotte se encarga de mantener el legado de sus hermanas y publicó 4 novelas más. Se casa a los 37 años, para morir a consecuencia de complicaciones de su embarazo tardío en 1855.

¿Cuáles son tus novelas favoritas de las hermanas Brönte?

¡Cuéntanos en los comentarios!

Foto de portada: BBC One.


« Te puede interesar: Un nuevo cuento de George R.R. Martin llegará en “Book of Swords” »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.