¿Cómo que la frutilla no es una fruta? Aprende a diferenciar a las verduras

Por: 25 Mayo, 2017
 

Es probable que los médicos, los nutricionistas y también las madres del mundo le hayan dicho alguna vez a alguien: come más frutas y verduras, y siempre hay un momento en la vida en que frente a un tomate o un aguacate te has preguntado: ¿Esto es una fruta o es una verdura?

Estas preguntas clave de la existencia humana también han sido formuladas antes por mentes curiosas como tú, por eso hoy te damos la respuesta que te despejará cualquier duda relacionada. ¡Así que tómate un buen batido de ensalada y sigue leyendo!

Frutas y verduras, diferencias

Si queremos tener claro qué es una fruta y qué es una verdura debemos tener claro primero que su categorización no proviene de términos científicos, sino más bien populares. La fruta es la parte comestible del fruto y que vendría a ser  el ovario fecundado que rodea a la(s) semilla(s) para protegerla. Su función es reproductiva y no es necesario que sea dulces, como muchas personas piensan. Mientras que las verduras realmente son un término genérico que aplica a los otros elementos de las plantas o vegetales, esto es: la raíz, tallos o las hojas que consumimos.

Dicho lo anterior entonces las frutas usualmente tendrán semillas por dentro, y con estos ejemplos podremos comprender qué son los vegetales u hortalizas que comes. Por cierto, ya que estamos en esto, se les dice hortalizas cuando son plantas completas cultivadas en un huerto o regadío. Ej: melón, tomate, cebolla. Incluye a las legumbres (las leguminosas como habas y frejóles), pero no a  los árboles frutales ni a los cereales. Y sí, tampoco es un término científico.

Y como las verduras se clasifican de acuerdo a la parte de la planta de la que son tomadas, tenemos entonces algunos ejemplos que te guiarán en estas diferencias entre frutas y verduras:

Semillas: haba, frijol, soya.
Tubérculos: papa, camote.
Raíces: zanahoria, rábano.
Tallos: espárrago, puerro.
Hojas: espinaca, col.
Bulbos: cebolla, ajo.
Flores: brócoli, alcachofa.

Frutas: Aguacate, ají, pepino, calabaza, pimiento, aguacate, tomate, berenjena, además de los populares banano, babaco, naranja, limón, entre otros.

Todo bien, pero… ¿por qué la frutilla no es una fruta?

Quizá te escandalizaste cuando viste que la frutilla (o fresa) no es una fruta. Pues, confirmado, no lo es… y tampoco es una verdura en sí. Te explicamos, resulta que la popular frutilla es en realidad una deformación del tallo y pertenece al grupo de las infrutescencias.

Pero tiene semillas, dirás, ¡eso lo convierte en una fruta! Quizá te estás refiriendo a esos puntitos que cubren su exterior, ¿no? Eso tiene otra explicación. Resulta que estas infrutescencias son llamadas así porque el fruto nace junto a otro de tal forma que en conjunto parecen una fruta completa. Eso es resultado de la fecundación de inflorescencias. ¡Pausa! Lo sabemos, otra palabra rara, pero es sencilla de comprender: las inflorescencias son tallos o ramas con hojas en cuyas axilas nacen flores. Entonces. aquellos puntitos amarillos que se les ve tan seductores a las frutillas, son en realidad frutos pequeños, y no semillas como suele creerse.

Por tanto no es una fruta la frutilla, y con esto terminamos este acercamiento a la botánica popular de nuestras queridas frutas y ensaladas.

En Casa