Freddie Mercury siempre es un favorito de la gente

A propósito del estreno de Bohemian Rhapsody, la película que retrata la vida de Freddie Mercury y Queen, la espectacular banda de rock que es referente de miles de músicos en el mundo, queremos recordar algunos motivos por los cuales Freddy es uno de los artistas más respetados de la historia.

Ya merecía una película

Es un viejo anhelo retratar la biopic de uno de las historias de vida más emocionantes que haya surgido en el planeta. Es que Freddie era una máquina de acontecimientos y a su vez también guardaba cierto misterio, en una época donde la privacidad era más posible que ahora y por lo mismo formar mitos alrededor de los ídolos de la música era inevitable.

Y Freddie Mercury es la cara más visible de Queen pero no es Queen, los otros tres músicos también demuestran todo el carisma y talento que siempre se les ha reconocido. Gwilym Lee, Ben Hardy y Joseph Mazzello se lucen como Brian May, Roger Taylor y John Deacon.

La película tuvo algunas fases, pues en primera instancia Freddie sería interpretado por el irreverente Sacha Baron Cohen, pero él quería realizar una visión más cruda de la vida de Queen, mientras que la producción quería algo más apto para menores. Luego se escogió al actor Ben Whishaw, y la película sería dirigida por Dexter Fletcher. Volvieron a asomar incompatibilidades creativas y el director abandona el proyecto para que finalmente Bryan Singer se haga cargo del rodaje y el actor principal sea Rami Malek. Pero el director no terminaría su obra, aunque los créditos digan lo contrario, pues fue separado por reiteradas faltas y finalmente el mismo Dexter Fletcher completaría el rodaje.

«Mira la historia de la canción Bohemian Rhapsody»

Turbulento como fue la vida llena riesgos de Freddie, como bien diría en una entrevista: “Si quiero probar cosas diferentes -caminar por la cuerda floja, vivir al filo de la navaja- y hacer cosas sin red y que sean perjudiciales para mi carrera, ¿qué pasa? Lo haré”.

El secreto de su voz

Tú puedes querer cantar como Freddie Mercury, ponerte los leotardos y cantar con sumo desparpajo, y puedes tener una excelente voz, e igual se te complicará porque a él lo distinguía algo muy difícil de compartir. Muchos atribuyen lo único de su voz a que poseía un muy amplio rango que abarca cuatro escalas, pero estudios científicos van más allá de eso, pues su rango en realidad era normal (era un barítono que cantaba como tenor) pero gracias a la técnica que usaba en la forma de respirar y hablar, lograba aportar un rugido o distorsión a cantar en forma de subarmónicos, gracias a que no solo hacía vibrar las cuerdas vocales sino principalmente los pliegues ventriculares (algo que se suele hacer en música clásica). Además su manejo de los vibratos sumamente rápidos (incluso más que los de Luciano Pavarotti) y de la facilidad para hacer variación de los tonos. En definitiva, único.

 

Su presencia escénica

Dejemos en palabras de Freddie lo que él sentía que debía trasmitir al estar en el escenario:

Mi obligación con el público es ofrecerle un buen espectáculo y asegurarme de que los Queen damos a la gente un buen y potente entretenimiento (…) Todas nuestras canciones toman nueva forma cuando las tocamos en directo. Me gusta exagerar en las actuaciones e interpretar realmente una canción. Me gusta moverme, y cada canción posee un tipo distinto de agresividad y me gusta mostrarla. (…) Tengo que buscar una manera de combinar con el grupo, somos un poco llamativos, pero también creo que somos sofisticados. No hacemos glam rock, sino que seguimos la tradición del mundo del espectáculo. A veces en el escenario voy al límite, ¿verdad? Pero he aprendido a hacer este tipo de cosas con un aire irónico, ridiculizándome a mí mismo y el público ha acabado por aceptarlo. No quiero que la gente diga que me ha visto por la calle comportándome de la misma manera. No, no, no… han de poder ver que una persona puede transformarse. Ese es el talento interno. Eso es lo que te convierte en alguien especial.

El concierto de Live Aid

Freddie simpatizó con la causa de Live Aid, nunca sintió culpa por tener riquezas materiales, sino que más bien sintió tristeza de que el hambre en África (que motivó el famoso concierto) sea un asunto que la gente no parecía tomarlo como un asunto propio. “En términos monetarios tengo suficiente, no temo dárselo a otra gente, siempre que llegue a los lugares correctos”. De allí que decidió que sería una de sus mejores actuaciones y la banda estuvo de acuerdo. El concierto es una de las partes claves de la película, pues realmente muchos sucesos ocurren en esos días.

«Todo lo que debes saber sobre Queen at Night in Bohemia»

Y sin duda es uno de los momentos más memorables de la historia de la música.

 

Escribo, canto, callo, cavilo, camino, amo, yazgo, proveo, escucho, vino, amigo y-no faltaba más-gato. Ah, y en Makía redacto :).