Experimento: «Señor, hay un error en el menú»

Los errores gramaticales podemos encontrarlos no solo en redes sociales sino también cuando salimos a la calle. Es así que nuestro equipo decidió hacer un recorrido por el centro de la ciudad de Guayaquil y echar un vistazo a los menús que presentan los restaurantes. En ellos encontramos errores ortográficos y gramaticales, los cuales corregimos y a su vez recibimos respuestas positivas de todos… bueno, casi todos. ¡Miren cómo nos fue!

¿Te atreverías a comer un camarón «apando», un pollo «broastizado» o una ensalada de «veteraba»? Puede que quienes escriban el menú estén tan hambrientos que llegan a cometer errores gramaticales de locura o incluso comerse letras y tildes, especialmente en las palabras hígado, camarón, menestrón. champiñón.

¿Te has encontrado con algún menú con errores gramaticales? Cuéntanos en los comentarios.

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.