7 errores que todos cometemos en la ducha y que se pueden evitar

Muchos consideramos bañarnos como un momento de relax y no solo de higiene. Sin embargo, hay errores que cometemos en la ducha al establecer nuestra rutina de limpieza. Ya que hay hábitos  cotidianos que no cuestionamos y pueden estar afectando la salud capilar y la de nuestra piel. ¡Te contamos!

Errores que cometemos en la ducha

Con el paso del los años,  las glándulas de la piel cambian y nos volvemos más propensos a tener la piel seca. Por eso, es importante tener mejores hábitos al bañarnos. Lo mismo sucede con el cabello.

1. Saltarse la ducha después del gym

Después de un entrenamiento, ducharse es un must.  El mal olor es un factor a considerar, pero más que eso es el hecho de que la transpiración remanente en la piel permite que las bacterias proliferen. Esto hace que puedas tener erupciones en la piel y brotes de acné.

2. Lavar el cabello todos los días

Alguien con cabello delgado y fino debería evitar lavarse el pelo con champú frecuentemente. No más de dos o tres veces por semana. Si tu cabello es grueso y rizado podrías hacerlo solo una o dos veces a la semana.


« Lee también: La caída del cabello es normal pero, ¿cuándo debo preocuparme? »


4. No lavarse los pies

Los pies no se «lavan solos» con el agua que cae  de tu cabeza o del resto del cuerpo, por lo que sí que tienes que lavarlos. Si no lo haces hongos y bacterias se quedarán ahí. ¡No te olvides del espacio entre los dedos! Y que tendrás que secarlos bien antes que ponerte los zapatos.

5. No darte una descarga final de agua fría

Un chorro final de agua fría antes de salir de la ducha puede ser muy favorable. La inmersión en el agua fría está relacionada con una mayor tolerancia al estrés, con fortalecer el sistema inmunológico, con aumentar la capacidad del organismo a quemar grasas y tiene efectos antidepresivos.

 6. Secarse con rudeza

Frotarse con rudeza daña la piel y más en las personas con piel delicada. Usa una toalla suave y esponjosa dando palmaditas suaves.

7. No hidratar la piel a tiempo

Después de una ducha debes hidratar la piel inmediatamente, mientras está húmeda para que esa humedad sea retenida y así cuidar tu piel.

¿Conoces más errores que cometemos en la ducha?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: 4 cosas que necesitas para hacer del ejercicio un hábito »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.