Cómo reconocer a una bruja paso a paso

En Halloween, como cualquier otro día del año, debes estar preparado y saber cómo reconocer a una bruja. Por suerte para todos nosotros, Las brujas de Roald Dahl te enseña cuáles son las señales de alerta. Ahí cuenta que las brujas suelen buscar profesiones donde estén cerca de los niños y muchas son maestras. No, no quiere decir que tu profesora sea una bruja, mas sí que te dice que podría serlo.

Cómo reconocer a una bruja, según «Las brujas» de Roald Dahl

En Halloween se dan las condiciones más propicias para que las brujas muestren sus verdaderas apariencias. En esta época del año es común ver fantasmas, duendes y pequeñas brujas que piden caramelos de puerta en puerta a grito de «¡dulce o truco!»  Aquellas brujas de capas negras, sombreros puntiagudos, escobas y  calderos de plástico no son brujas reales. ¡No te dejes engañar!

Las brujas reales son extremadamente difíciles de reconocer, pues debes fijarte muy bien en ellas y a simple vista parecen mujeres comunes y corrientes.

Feria Internacional del Libro de Guayaquil

1. Siempre usan guantes

Una bruja de verdad usará guantes porque  una bruja real carece de uñas. En  su lugar tienen delgadas garras con curvas, que son parecidas a las de un gato. ¡Por eso deben ocultarlas!

2. Tienen grandes agujeros nasales

Las brujas tienen uno de los más poderosos sentidos del olfato, por lo que sus agujeros nasales son MUY grandes. Mucho más grandes que los de la gente común. Los usan para oler  a los niños. ¡Pueden olerlos  aún cuando estén al otro lado de la calle!

3. Son calvas

A las brujas de verdad no les crece ni un solo pelo en la cabeza por eso es que siempre llevan pelucas. Y no cualquier peluca, no. Llevan unas muy costosas y de excelentísima calidad hechas de cabello real. ¿Cómo diferenciar  una cabeza de bruja de  una no-bruja? Si le das un tirón para comprobar que ese hermoso cabello está realmente pegado a sus cabezas. Algo que, sin duda, podría meterte en problemas.

Cómo reconocer a una bruja

Las brujas son calvas, tienen garras y grandes agujeros nasales. Foto: Warner Bros.


« Lee también: 4 libros de Roald Dahl para niños superpoderosos »


4. Sus ojos cambian de color

Mira cuidadosamente a los ojos a esas mujeres que sospeches que puedan ser brujas. En el centro de sus ojos, podrás ver  que donde está la pupila -ese pequeño punto negro- cambia de color.

5. No tienen dedos en los pies

Las brujas no tienen dedos en los pies. Sus pies son en extremo cuadrados por lo que una bruja llevará siempre hermosos zapatos dónde ocultarlos. Debido a su forma cuadrada estarán muy apretados en zapatos normales y cojeará un poco.

6. Tienen saliva azul

Las brujas reales tienen saliva azul que pueden incluso usar como tinta para escribir. Si miras con cuidado podrás incluso ver un ligero tono azul en sus dientes.

Con estas señales de alarma podrás estar seguro en este Halloween porque sabes cómo reconocer a una bruja. Así que si ves a una señora con guantes, grandes agujeros nasales, ojos extraños, cojeando con sus hermosos zapatos, pelo perfecto y dientes azules…  ¡Sal corriendo en dirección opuesta y avisa a todos de que hay una bruja en tu barrio!

¿Conoces más características de las brujas de verdad?

¡Cuéntanos en los comentarios!


« Te puede interesar: ¡Queremos 100 años más junto a Roald Dahl! »


Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.