¡Aprende a descansar!

¡No colapses! Es tiempo de hacer unos cambios para relajarte

Por Sabrina Rodríguez

En muchas ocasiones terminas el día totalmente exhausto/o, con la cabeza llena de preocupaciones, apuros, pendiente de que aún tienes full cosas por hacer y simplemente no puedes más, solo quieres llegar a casa y lanzarte a la cama.

Si lees esto y te sientes identificado, es porque realmente necesitar sentarte y empezar a cambiar hábitos que te ayudarán a que tus días sean más ligeros, a que aproveches mejor tu tiempo y que puedas realmente descansar, a relajarte y dormir de una manera más plácida.

 

Antes de salir de casa trata de dejar siempre tu cama arreglada, no hay nada más reconfortante que llegar después de un largo día y encontrar tu cama totalmente lista esperando por ti, sobre todo cuando tuviste un día malo o pesado, entrar a tu cuarto y ver tu cama en perfecto estado te hará sentir mucho mejor, aunque no lo creas.

Date un baño de agua caliente, disfrútalo, respira, libera la tensión de tus músculos y extremidades, aprovecha ese momento de dejar fluir tus emociones, reflexiona sobre el día que tuviste, llora si sientes la necesidad de desahogar tus sentimientos. La hora del baño debe ser un momento íntimo y digno de ser disfrutado, no debes hacerlo a los apuros.

 

Si eres de las personas que estás toda la semana en la calle por trabajo y estudios, trata en lo posible de en algún momento del fin de semana dejar tus comidas listas, esto te facilitará muchísimo las cosas, te hará ahorrar dinero ya que no comerás en la calle, podrás alimentarte a tus horas y de una manera mucho más sana y no tendrás que cocinar de más en las noches cuando retornes.

Durante el día siempre trata de hacer tiempo para escuchar la música que te guste, invierte tiempo en leer algún libro sobre temas en los cuales sientas interés, date un respiro, esto te ayudará mucho a despejarte, a liberar estrés y poder nuevamente retomar tus asuntos con la mente más fresca.

Cuando por fin llegues a casa, usa una pijama cómoda, cena algo rico y ligero, desconéctate de tu teléfono un par de horas, disfruta de una buena película.

Verás que, si empiezas a implementar este tipo de cambios en tu rutina, te sentirás mucho mejor, más descansado, dormirás más profundo ya que el insomnio que podrías estar sufriendo desaparecerá la mayor parte del tiempo, te sentirás más pleno y relajado, y todo esto ayudará a que te levantes con mucha más energía que antes, podríamos decir que hasta felices, ya que sin darte cuenta empezaste a darte el cariño y el tiempo que necesitabas y te merecías. Debes aprender a darte tu espacio, a satisfacer tus necesidades, darle a tu cuerpo y mente lo que te piden, a manejar mejor tu tiempo, a organizar mejor tus actividades y sobre todo comienzas a descansar.

¡Aprender a descansar es muy relajante!

Cultura pop y alimento espacial para mentes en expansión. #UnUniversoPorContar.